Publicidad

El alcalde de San Fernando de Henares, Javier Corpa, ha explicado que se han reunido técnicos de la Comunidad y los del Ayuntamiento para valorar la situación de las viviendas afectadas pero se ha mostrado «sorprendido» de que hayan anunciado ya que les pedirán la declaración de ruina legal cuando aún no disponen de «la documentación» que dijeron que trasladarían la próxima semana.

«Es importante que cuanto antes esté esa documentación y la Comunidad de Madrid se tome más en serio este problema. Hay vecinos que están esperando aún una indemnización y, por lo tanto, desde el Ayuntamiento pedimos a la Comunidad que agilice los trámites«, ha exigido, al tiempo que le ha sugerido a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, que acuda a visitar las viviendas y la zona afectada para ver «el drama que muchas familias están viviendo«.

Publicidad

Otras cinco viviendas en ruina

La Comunidad de Madrid pedirá al Ayuntamiento de San Fernando de Henares la declaración de ruina legal de las viviendas situadas en la calle Presa 19, 21, 23, 25 y 27 que fueron desalojadas el pasado mes de enero para que puedan ser demolidas.

Los proyectos de patologías y rehabilitación encargados por la Dirección General de Infraestructuras concluyen que las viviendas presentan graves daños estructurales, por lo que se ha solicitado al Consistorio la ruina legal para poder redactar los proyectos de demolición de las mismas, ha informado el Gobierno regional en un comunicado.

Del mismo modo se procederá a derribar la vivienda situada en Presa 17 por presentar deficiencias que no son subsanables. La Consejería de Transportes e Infraestructuras, a través de la Dirección General de Infraestructuras, realiza visitas y trabajos continuos de auscultación en la zona para garantizar la seguridad de los vecinos.

Son 13 inmuebles afectados, de las cuales, cinco estaban vacías cuando se desalojaron, lo que afecta a 8 familias, de las cuales, 7 están realojas por la Consejería de Transportes e Infraestructuras, bien en apartahoteles o en pisos.

Por otra parte, el pasado mes de febrero, el Ejecutivo regional comenzó de oficio los expedientes de responsabilidad patrimonial derivados de los daños causados por las obras de la línea 7B de Metro que afectan a algunos vecinos de San Fernando de Henares.

El principal objetivo es restaurar los daños ocasionados, solicitando la participación de todos los afectados para poder agilizar los trámites burocráticos con los que poder ofrecer soluciones rápidas dando un trato individualizado a cada uno de ellos.

Hasta el momento, están iniciadas 76 reclamaciones, 48 pertenecientes a propietarios de viviendas o locales y el resto a propietarios de plazas de garajes.

Casi todos han solicitado ampliación del plazo para contestar a los requerimientos efectuados, que se ha concedido. Los trabajos de demolición que se están realizando de forma controlada desde el pasado 16 de mayo del edificio de la calle Presa 4 y Rafael Alberti 1 y 3 sigue «el plazo establecido, garantizado, ante todo, la seguridad de los vecinos de la zona», según señalan desde el gobierno regional.

Además, según indican desde la Comunidad de Madrid, «se han podido recuperar los enseres personales de 7 de las 24 viviendas afectadas». Hasta la fecha, la Administración regional tiene realojadas a 46 familias, la mayoría en apartahoteles, otros en pisos en régimen de arrendamiento cuyo coste está siendo asumido íntegramente por la Comunidad de Madrid, al igual que los gastos de los tres suministros (agua, luz y gas) y uno en un hotel.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Participa en la conversación

1 comentario

  1. San Fernando de Henares se encuentra en una zona donde abundan los materiales salinos, incluso aflorando a la superficie. Estos materiales pueden ser disueltos por el el agua procedente del drenaje de la línea 7 del metro, o bien del drenaje de garajes profundos, o de aguas procedentes de roturas en la red de abastecimiento de agua.
    Cuando estas aguas están insaturadas, su capacidad de disolución es elevada, y ello da lugar a una pérdida de materiales del subsuelo, lo que a su vez, causa daños estructurales en las viviendas cercanas, que se manifiesta en forma de fisuras debido a los asientos diferenciales en las cimentaciones.
    Este efecto de disolución se ve crecido por la presencia de cloruros en el agua subterránea, que ocasiona una ampliación de la concentración, previa a la saturación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.