Publicidad

El Ayuntamiento de Rivas Vaciamadrid ha avanzado que casi 1.600 familias de la ciudad ya habían introducido el quinto contenedor en sus hogares al final del pasado mes de mayo, según los datos facilitados por la empresa municipal Rivamadrid.

Este cubo, de color marrón, sirve para depositar los residuos de materia orgánica que generan las casas (restos de comida, alimentos en mal estado, excedentes alimentarios que no se han consumido -siempre separados de su envase- y restos vegetales de pequeño tamaño y de tipo no leñoso procedentes de jardinería y poda.

Publicidad
Publicidad

El proyecto piloto se implantó primero en el barrio de La Luna. Tras el éxito en el barrio de La Luna y después en el Cristo de Rivas, la iniciativa se ha seguido extendiendo por la ciudad.

La siguiente zona que acogió el cubo marrón, de residuos orgánicos, fue Covibar, y en las áreas que ya formaban parte de este proyecto se instalarán, progresivamente, contenedores de carga lateral, sustituyendo a los actuales.

El objetivo es llegar a todo el municipio, dotar a toda la localidad de este contenedor marrón así como preparar a la ciudadanía para esta práctica cuando, a corto plazo, se apruebe la ley estatal que sentará la obligatoriedad de separar la materia orgánica domiciliaria.

Para incentivar a la ciudadanía en la correcta separación de residuos, quienes se inscriban a través de la aplicación Rivas Ciudad [dentro de la app, en el recuadro de ‘Quinto contenedor’] recibirán un kit de bienvenida compuesto por un pequeño contenedor de orgánica, un set de bolsas, un imán recordatorio de residuos admisibles en este contenedor y un díptico informativo.

Residuos orgánicos para ser enviados al quinto contenedor

Proyecto piloto

El contenedor marrón empezó a funcionar de forma voluntaria el pasado 9 de junio en la zona noroeste de la ciudad, donde se asientan más de 6.500 viviendas. Al cierre de esta edición, se habían sumado 752 domicilios con éxito en la tarea ya que, según explican desde Rivamadrid, sólo se ha detectado un 3 por ciento de impropios, es decir, de errores en la separación.

También participan en el proyecto piloto del cubo marrón centros educativos del barrio de La Luna y comercios de hostelería.

El quinto contenedor forma parte del Plan de Economía Circular ‘Con R de Rivas’, cuyo objetivo último es el de sentar las bases institucionales para la progresiva reducción de la emisión de gases de efecto invernadero en el municipio.

El contenedor marrón se utiliza para la separación y recogida selectiva de la materia orgánica, que supone alrededor del 40% de los residuos domésticos producidos en España. Para cualquier duda o problema en el proceso se puede escribir a la empresa municipal Rivamadrid: buzon@rivamadrid.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.