En este artículo de opinión, Elena Muñoz, concejala del PSOE en el Ayuntamiento, habla sobre la proliferación de las Casas de Juegos y el ánimo de proteger a la población más vulnerable de las mismas

RIVAS/ 1 JUNIO 2021/ El pleno de Rivas Vaciamadrid aprobó en el último pleno una declaración institucional con el ánimo de limitar la proliferación de las casas de juego y de proteger a la población más vulnerable ante el juego patológico. La propuesta partió del Grupo Socialista, que supo consensuar el texto con el resto de formaciones políticas, aunque alguna de ellas, como Ciudadanos, se mostró demasiado reticente hasta última hora.

Esta unanimidad nos da la pista de hasta qué punto el tema de las apuestas, de la proliferación de los locales de juego a pie de calle, preocupa a la ciudadanía, toda vez que puede llegar a convertirse en una patología que todos conocemos ya y que afecta sobre todo a las personas más jóvenes: la ludopatía.

Publicidad

Vivimos en una economía de mercado que requiere de la intervención de las administraciones de cara a la consecución de un desarrollo justo y sostenible. No solo de los municipios, sino también de las personas que los habitan. Es nuestra responsabilidad, por mucho que el máximo dirigente del PP haya dicho hace días que “los políticos no tenemos intervenir en la vida de los demás”. No se trata de intervenir en sus vidas –como hacen ellos limitando derechos como el aborto o la muerte digna– sino de prevenir y de mejorar su calidad de vida.

El juego es una actividad que ha acompañado desde el principio a los seres humanos como un medio para aprender y relacionarnos unos con otros. Sin embargo, no podemos asumirlo como una herramienta más de evasión ante una realidad que pueda ser más o menos compleja o para conseguir un dinero fácil que nos haga salir de una difícil situación económica. Conviene intervenir, claro que sí, porque estas situaciones terminan por transformar a la población vulnerable en adicta, lo que ocasiona problemas familiares, económicos, sociales, físicos e incluso legales.

Hay datos que son muy alarmantes. Según la Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017-2024 la edad media de inicio de jugadores y jugadoras con problemas patológicos es de 19 años; el riesgo de atentar contra la propia vida en este segmento de población  es seis veces mayor.  Además, en muchas ocasiones, este tipo de negocios está asociado al consumo de otro tipo de sustancias como el alcohol, que se oferta más barato que en cualquier establecimiento como reclamo.

Publicidad

En Rivas Vaciamadrid, como en el resto de municipios, también se ha producido un aumento de las casas de apuestas en los últimos años.  En febrero de 2019 nació en Rivas la plataforma STOP Casas de Apuestas, una iniciativa que ponía de manifiesto la preocupación ciudadana por esta situación. Entonces también la FAPA apuntaba hacia el riesgo que suponía la cercanía a los centros de enseñanza (institutos de Secundaria, principalmente) de este tipo de locales, por el grave riesgo que supone.

No cabe duda de que las adicciones que puede crear este tipo de juego presencial no es exclusivo de la población joven, pero lo que no debemos consentir, ni las administraciones ni la ciudadanía, es que se acabe convirtiendo en una alternativa de ocio para nuestra juventud. Nos encontramos ante un producto elaborado de una manera muy eficaz por parte de quienes lo explotan. Lo relacionan con el triunfo, con las grandes estrellas del fútbol o de otros deportistas de élite; es un producto que promete un enriquecimiento fácil y rápido a aquellos que, precisamente por su edad o situación socioeconómica, son fácilmente manipulables.

Medidas regulatorias necesarias, inspecciones municipales, campañas de prevención y sensibilización y creación de espacios gratuitos de ocio para jóvenes y adolescentes fueron los acuerdos alcanzados en el pleno ripense. Y es que los socialistas tenemos clara la conveniencia de intervenir y de tomar medidas para favorecer el desarrollo justo y equilibrado de la ciudadanía. Y lo hacemos cuando tenemos que hacerlo, ya sea en el Gobierno o en la oposición, haciendo uso de las competencias que tenemos en función de la ley y de la administración en la que estemos ejerciendo la acción del gobierno. Otros, que solo saben elevar la voz y señalar con el dedo, han pasado dos años en el Gobierno de la Comunidad de Madrid y se han limitado a aupar un falso discurso de libertad que viene disfrazado de desigualdad y de injusticia social y maquillado con la ley del más fuerte. Y en el caso de las casas de apuestas, ya sabemos quién es el que más fuerza tiene. ¿O no?

Publicidad

Queda claro que los locales de apuestas, entendidos como lugares nacidos para que solo ganen unos pocos, ni favorecen el progreso personal y ni el colectivo, ni, mucho menos, nos mejoran como sociedad.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *