Publicidad
La renaturalización del río Guadarrama a su paso por Collado Villalba

Paseos, zonas verdes, miradores, pasarelas cruzando el río, carriles bici… y, todo, en el centro de Collado Villalba. Esto es lo que plantea una ambiciosa iniciativa del Ayuntamiento villalbino para la que, incluso, se busca ya financiación europea.

Con la mirada puesta en lo que supuso Madrid Río para la capital madrileña, en 2019 se empezó a idear en Collado Villalba un proyecto de renaturalización para el río que atraviesa la localidad, el Guadarrama.

Publicidad

¿Qué supondría esto? La ciudad estaría conectada a través de una ruta sostenible siguiendo el recorrido de la corriente con «paseos, áreas ciclistas, bancos, zonas verdes…», describe el concejal de Medio Ambiente, Iván Pizarro, responsable del proyecto. La acción de renaturalización alcanzaría todo el trayecto del río Guadarrama a través del municipio, 4,5 kilómetros, desde el Puente del Herreño hasta El Coto de Las Suertes. También se actuaría en el arroyo de La Poveda.

Iván Pizarro, concejal de Medio Ambiente, junto al río Guadarrama en la zona del parque de Las Bombas

Recorremos con Pizarro la zona del parque de Las Bombas, un espacio en el que él ya visualiza el futuro del centro villalbino en una zona en la que «estaremos encantados de darnos por aquí un paseo, con las bicis, con las niñas en los columpios, tomando algo, pasando por las pasarelas, asomándonos al mirador, disfrutando de una vegetación y una fauna brutal…».

La transformación del centro de Villalba desde el río

¿Cómo se articula un proyecto de renaturalización así? Actualmente el río está encajado entre grandes paredes verticales de hormigón, levantadas en los años 80, cuya función principal fue la de evitar las habituales inundaciones que sufrían las viviendas más cercanas al río en épocas de grandes lluvias o deshielos.

«El río está configurado con unas paredes verticales en las que el proyecto inicial de encauzamiento lo que pretendía era evitar la inundación; para evitar la inundación lo que importa es encajar el río. Estamos hablando de los años 80, en los que se excavó la roca, incluso se bajó el nivel real del río en muchos puntos, y luego se hormigonó encima. En esa época eso era totalmente comprensible: tú tienes inundaciones temporales todos los años y lo que intentas es que a la gente no se le inunde el sótano, el garaje, etc.», rememora el concejal.

Actualmente el río está encajado entre grandes paredes verticales de hormigón, levantadas en los años 80 para evitar las inundaciones que se producían en los inmuebles cercanos

Ya en el siglo XXI el enfoque va por otro lado totalmente distinto, como se puede apreciar en muchas ciudades de todo el mundo y en la reciente creación de Madrid Río. Explica Pizarro que «una renaturalización consiste en quitar las paredes verticales y convertirlo en una V. Para hacer esto, necesitas espacio exterior. Aquí en Villalba no en todos los sitios podemos hacer una V perfecta, habrá sitios donde tenga que ser más estrecha, en otros más ancha, y eso involucra un cambio de lo que es el urbanismo de la ciudad en todo el entorno. No es sencillo».

El río Guadarrama con su canalización actual y el puente de la calle Real al fondo

La V que se va a definir se irá abriendo como en terrazas, hasta donde permita el entorno, y sin descuidar la protección ante el riesgo de inundación, según detalla el edil, que también es de profesión Ingeniero Superior de Montes: «tienes una superficie mojada, la superficie del triángulo tiene que ser igual o mayor que la superficie del rectángulo que tenemos ahora, ésa es la garantía de seguridad para que no se inunden las casas».

Con el terreno que se dispone al abrirse el entorno del río, el proyecto contempla llenar de vegetación los márgenes con arbustos, flora autóctona y arbolado. Junto a este regreso a la parte natural del río, se plantean multitud de pasarelas de un lado a otro del cauce «para que haya más transversalidad en la ciudad», además de miradores y carriles bici que conectarían de manera longitudinal diversas partes del municipio. «No olvidemos que, cuando llegas a la zona de El Coto, tienes la estación de autobuses; la gente que viva en alguno de los extremos del río puede ir en bici, andando, en patinete, en un trayecto seguro, verde, bonito… y llegas hasta la estación de tren o autobuses. Así, toda la zona donde hay mayor densidad de población de Villalba tiene una solución sostenible».

Mucha vegetación, árboles, pasarelas, miradores y carriles bici, protagonistas en el proyecto de renaturalización

Y, junto al nexo con el transporte público y la sostenibilidad, el concejal ve dos beneficios claves con esta infraestructura: la atracción turística y la revalorización de los inmuebles de la zona puesto que «con algo de este tipo, si tienes un quiosco, que está al lado de un mirador, donde ves los pájaros, los patos… Es otra historia, te cambia la mentalidad de la gente y se revalorizan las viviendas. Estamos hablando de atracción, de gente, de turismo y que cuando vayas a tomar algo y a dar un paseo por Villalba vengas por aquí».

Se trata, en definitiva, de un proyecto de ciudad global «en el que tienes que cambiar todo el plan general, pero con criterios de sostenibilidad, atracción turística, inversión y conexión de movilidad longitudinal».

Río Guadarrama, a su paso por el parque de Las Bombas, en Collado Villalba

Aún está por determinarse por dónde se comenzarían las obras, pero una de las zonas candidatas ideales para iniciar el proyecto es en la zona del parque de Las Bombas, desde la antigua rosaleda hacia la calle Real, en la zona que confluye el río con el arroyo de La Poveda, por su amplitud.

El tramo más complicado, explica Pizarro, es la parte del río más cercana al barrio de El Gorronal, desde Las Bombas hacia el Polígono, y la zona central del casco urbano de Villalba, dado el escaso espacio que hay en esas áreas entre las viviendas y el río. Junto a estas zonas, uno de los puntos más conflictivo se sitúa entre el colegio Rosa Chacel y el parque de Romacalderas, «ahí el río se estrecha, hay un problema hidráulico porque cuando hay avenidas y crecimiento, la velocidad y la presión aumentan y se acelera el río, y cambian las dinámicas y la morfología, y está el paso del ferrocarril. Ese tramo es complejo y probablemente será objeto de una ayuda concreta con Adif para ampliar ese ojo y que sea transitable. Es uno de los puntos detectados más complejos», concreta Pizarro.

Proyecto de ciudad integral para el centro de Villalba

El proyecto de regeneración del río Guadarrama afectaría, y mucho, a todo el centro de Collado Villalba Estación, ya que no sería algo acotado al cauce, avanza el primer teniente de Alcalde de Collado Villalba, Bernardo Arroyo. Habría que definir nuevos espacios de aparcamientos, sería necesario modificar calles, accesos… Sería un «proyecto de ciudad global y nuevo para el municipio».

«Hay que pegarle una vuelta a la ciudad, pero una vuelta de 180 grados. Lo que no puede ser es que el río sea un problema en la vertebración de la ciudad, a nivel de comunicación, cuando tenemos inundaciones… El río es un valor y es un valor urbanístico y condiciona todo el planteamiento de la ciudad pero a nivel no solo el acondicionamiento del río, sino todo lo que lleva aparejado para mejorar la calidad de vida de los ciudadanos: acondicionamiento de las zonas verdes, carriles bici…», detalla el primer teniente de Alcalde.

Bernardo Arroyo, primer teniente de Alcalde y portavoz de Ciudadanos en Collado Villalba, junto al río Guadarrama

En localidades como Collado Villalba, añade, «es posible plantear una ciudad que sea más accesible, sostenible, más cómoda para vivir. Y el proyecto del río es absolutamente esencial. Pensamos que esta ciudad lleva mucho tiempo sin hacer un planteamiento global de futuro y moderno. El tema del río puede ser la excusa perfecta para poder pegarle una vuelta a la ciudad entera«.

Ahora, destaca Arroyo, «todos tenemos que estar a la altura porque podemos hacer algo con Villalba para ponerla donde tiene que estar y no lo que es, que lamentablemente solo tienes que ver las ciudades del entorno y la calidad de vida de las ciudades cercanas en relación con lo que Villalba ofrece».

Pendientes de la financiación europea

El proyecto del Río Guadarrama arrancó en el mismo momento en el que comenzó la actual legislatura, destacan desde el Ejecutivo villalbino, y tal y como recuerda el concejal de Medio Ambiente, «el 19 de julio de 2019 ya estábamos trabajando en reuniones con el Ministerio de Transición Ecológica, con Confederación Hidrográfica del Tajo y con la Comunidad de Madrid».

Desde el momento en el que se puso en marcha la idea, se ha recibido mucho apoyo. «Los organismos superiores a Villalba nos trasladan que es algo muy potente, que todo el mundo quiere y que todo el mundo va a remar para lograrlo. Es un planteamiento ambicioso y de máximos». Tanto es así que la cuestión llegó, incluso a ser apoyada por todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Collado Villalba a través de una declaración institucional el 25 de junio de 2020.

«Empezamos a trabajar en la idea de sacar un anteproyecto antes de saber qué subvenciones iban a salir, sin saber cómo o qué nos iban a pedir. Ésa fue la clave. La clave ha sido siempre planificar con antelación en un Ayuntamiento con muy pocos medios y muchas dificultades económicas», añade Pizarro. De esta manera, cuando han empezado a convocarse las subvenciones ya había mucha información adelantada, «en Europa y en todos los lados lo que se valora es el detalle y nosotros competimos con un montón de municipios a nivel nacional».

«Se trata de un proyecto global de ciudad con criterios de sostenibilidad, atracción turística, inversión y conexión de movilidad longitudinal»

Iván Pizarro, concejal de Medio Ambiente de Collado Villalba

En próximas semanas está previsto que se publique la resolución de la primera convocatoria europea, la que se realizó en enero de este año, y las perspectivas no son malas, tal y como adelanta con precaución el concejal: «todo el mundo habla bien de Villalba, todo el mundo dice que estamos ahí… Pero hasta que yo no vea una resolución escrita y de la cantidad exacta, yo no voy a descorchar nada. Parece que hay motivos, las sensaciones son buenas, pero toca esperar». El proyecto optó también a una convocatoria publicada en marzo y se podría presentar a futuras ayudas, ya que son compatibles mientras lo que se presente no sea exactamente lo mismo y, en este caso, han concurrido diferentes fases del proyecto global en cada convocatoria.

Los fondos europeos podrán ser la semilla inicial de una iniciativa en la que, además, podría colaborar en el futuro la Comunidad de Madrid, tal y como reseña el concejal de Medio Ambiente. «Ahora vamos a ir a unos PIR de la Comunidad de Madrid en temas de asfalto y aceras por valor de 5,52 millones de euros, 50% para aceras 50% de asfalto. Eso en un futuro puede ir acompañando al fondo europeo; pero es que, además, tenemos remanente. El de Villalba es un Ayuntamiento que, aunque tiene muchas dificultades de gasto corriente, en Tesorería no tiene problema. Eso no lo puede incorporar a gasto corriente, pero sí a inversión. En un momento dado, de remanente a remanente, se va aprobado en el Pleno dedicar otra parte a cada una de las nuevas fases. La clave es empezar con los fondos europeos para que a los villalbinos les cueste 0 y a partir de ahí la gente tenga algo visual que tocar y diga: «oye, merece la pena coger dos millones del remanente de los diez que tenemos cada año».

El Río Guadarrama, junto al colegio Rosa Chacel de Collado Villalba, en el barrio El Gorronal

El anteproyecto «es ambicioso y cubre la totalidad. Yo hago un planteamiento integral de lo que habría que hacer. Y ahora, ¿la subvención nos da este poquito? Con eso vemos a ver qué hacemos dentro del planteamiento global. Es la manera de hacer grandes cosas en la vida: tienes que pensar en grande e ir ejecutando lo que tengas», concluye Pizarro.

El teniente de Alcalde villalbino, por su parte, reconoce que se trata de un proyecto a desarrollar durante un largo plazo pero con el que han intentado que todo el mundo se sienta cómodo y responsable del mismo, de ahí la declaración institucional. «Que, al final no sea un tema de ‘ahora estoy yo y el año que viene no estoy y ya no sirve’. Así es imposible hacer un planteamiento de ciudad de futuro. Tenemos que hacer un planteamiento muy sólido, que permita que haya consenso suficiente como para que, no importa cuál sea el color del gobierno, realmente tengamos muy claro que es la dirección y el camino de un nuevo proyecto de ciudad».

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Participa en la conversación

2 Comentarios

  1. Hola ,que pasa con el PERI de la zona de la estación, toda esta remodelacion del río se ve muy bien , pero la zona de estación está para hacer una buena obra urbana, las viviendas se caen , da muy mala imagen, es necesario un buen plan urbanístico ya

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.