La alcaldesa de Móstoles, Noelia Posse (PSOE), ha denunciado que la reapertura del antiguo Servicio de Atención de Urgencias Primarias (SUAP), situado en la calle Coronel de Palma, se hará «solo con un médico», lo que «pone en grave riesgo» la calidad de atención primaria de urgencias a los pacientes.

Así lo ha señalado la regidora socialista tras el anuncio realizado este jueves por la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, de que el próximo 27 de octubre abrirá 80 Puntos de Atención Continuada (PAC) de urgencias extrahospitalarias, uno de los cuales estará en el antiguo SUAP de Móstoles, cerrado desde 2020.

Posse ha insistido en que, según le han comunicado representantes de los citados servicios de atención de urgencias primaras, el antiguo SUAP de Móstoles «reabrirá con solo un médico las 24 horas de lunes a domingo», algo que considera «insuficiente para garantizar la calidad y la atención a los pacientes».

«Es inconcebible que, para una población de 210.000 personas, en la que, además, hay muchos menores y personas mayores, contemos con solo un médico en el Servicio de Urgencias de Atención Primaria», ha insistido la alcaldesa tras reunirse con los representantes de los trabajadores de los servicios de urgencias de atención primaria.

Desde el Consistorio mostoleño consideran que «es imposible garantizar un servicio digno y una atención asistencial de calidad sin personal médico», por lo que denuncian que «la Comunidad de Madrid no solo está poniendo en riesgo el mantenimiento de la sanidad pública con estos recortes, sino la vida de los vecinos».

La alcaldesa junto a los vecinos en la concentración frente al SUAP/ Ayto. Móstoles

Redistribución de personal

Según ha anunciado Ayuso este jueves, el nuevo modelo de organización de las urgencias extrahospitalarias, la Comunidad de Madrid reconvertirá los 40 Servicios de Atención Rural (SAR) existentes actualmente en la región y los 38 SUAP cerrados, en Puntos de Atención Continuada (PAC).

Sin embargo, desde los representantes sindicales denuncian que para dar servicio a los pacientes, se redistribuirá el personal de los 40 centros rurales y se aportarán efectivos del SUMMA, lo que significará que habrán «mucho menos personal que los que existía en los SUAP cuando estaban operativos».

«Los centros, que antes disponían de 2 o 3 médicos, ahora pasarán a tener solo uno. Los PAC no podrán garantizar la atención en turnos y días concretos dada la reducción del personal«, denuncian los representantes del personal sanitario.

Además, recalcan que los sanitarios tendrán que hacer «jornadas complementarias para cubrir las 24 horas de apertura de los centros», las cuales «no serán voluntarias para todos los médicos», lo que «provocará la sobrecarga del personal».

«Todos estos recortes provocarán un grave empeoramiento de la calidad asistencial de la población de la Comunidad de Madrid, ya que los PAC no contarán con el personal sanitario necesario para garantizar una atención digna y de calidad a los pacientes y pone en grave riesgo la atención primaria de urgencias», añaden.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.