Publicidad

La portavoz de Más Madrid en la Asamblea, Mónica García, ha mostrado su respaldo al portavoz de su formación en Móstoles, el concejal Gabriel Ortega, quien ha sido citado a declarar como investigado por posibles delitos cometidos en su etapa al frente del Instituto Municipal del Suelo (IMS).

«Yo creo que es un caso que se va a desinflar por sí mismo y que se va a comprobar y a corroborar la honradez y el rigor de Más Madrid Ganar Móstoles, del concejal Gabriel Ortega, que básicamente se ciñó a cumplir escrupulosamente a cumplir una sentencia judicial», ha señalado García en una visita a la localidad.

Publicidad

La dirigente madrileña, que ha estado acompañada del diputado autonómico Emilio Delgado, natural del municipio, aunque no por el propio acusado, que ha alegado motivos de agenda, ha insistido en que «lo que hizo Gabriel Ortega fue seguir las indicaciones de un juez, avaladas por los letrados de un Ayuntamiento».

«Tenemos toda la documentación, así se va a acreditar y lo que se va a poner encima de la mesa nuevamente, insisto, es el rigor y la honestidad del concejal Gabriel Ortega, que es además un denunciante de corrupción», ha reiterado, subrayando que Ortega se limitó cumplir una sentencia y que está «avalado por los letrados del Ayuntamiento de Móstoles».

Publicidad
Sede del Instituto Municipal del Suelo (IMS)/ Ayto. Móstoles

Querella del IMS

Este respaldo público se ha producido después de que se conociera que el juzgado de instrucción número 5 de Móstoles haya citado como investigado a Ortega, tras la admisión de una querella por los posibles delitos de «administración desleal, en concurso con delito de falsedad contable, delito fiscal y apropiación indebida».

El origen de la querella, presentada por el propio IMS, empresa pública dependiente del Ayuntamiento de Móstoles, actualmente gobernado por PSOE y Podemos, se remonta a los años en los que Ortega formó parte del Gobierno municipal, junto a PSOE e IUCM-LV, donde presidió el IMS entre 2017 y 2018.

La querella llegó después de que el actual Gobierno municipal, tras la salida de Más Madrid Ganar Móstoles, encargara una auditoría externa para analizar las cuentas del IMS, que se encontraba en una delicada situación, al borde del preconcurso de acreedores.

Según la auditoría, tras la reformulación de la contabilidad, se dejó al descubierto una deuda con el Ayuntamiento de Móstoles, único accionista de la empresa, de «más de 56 millones de euros», lo que obligó al Consejo de Administración del IMS a presentar un escrito de apertura de preconcurso de acreedores.

Desde el Ayuntamiento, señalaban directamente a la gestión de Gabriel Ortega al frente del IMS, a quien también acusaron de negarse a auditar la empresa pública en 2018, como habría ordenado la alcaldesa Noelia Posse, y al que advirtieron de que tomarían acciones legales.

Ortega se defiende

En su defensa, el propio Gabriel Ortega señalaba en una entrevista reciente en Noticias para Municipios que se limitó a «cumplir las sentencias del TSJM que decían que el Ayuntamiento había hecho una chapuza de proceso administrativo que se anula y por eso es responsable de aquellas sentencias que le condenan a pagar hasta 39 millones de euros».

«Si hay alguien que actuó mal con esto, desde luego no fuimos nosotros, fueron, en primer lugar, quienes hicieron ese diseño desastroso de las expropiaciones en el año 2001 y quienes posteriormente no pagaron las condenas que venían reflejadas en las sentencias provocando intereses de demora de hasta 1 millón de euros anuales», ha añadido.

Además, ha recordado que el Gobierno municipal empezó a articular este discurso y esta práctica «después de la presentación de su querella por el Caso ITV», un caso en el que tuvieron que declarar como investigados la alcaldesa Noelia Posse y varios miembros de su equipo de Gobierno y que fue archivada hace unos meses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.