Publicidad
Publicidad

Integrantes de la banda de los Dominican Don’t Play (DDP) ya intentaron en diciembre pasado «cazar» a Jaime Guerrero, el joven futbolista del CD Móstoles URJC que fue asesinado de un machetazo en el corazón el 5 de febrero pasado en la calle Atocha de Madrid, aunque la Policía logró evitarlo entonces.

Según ha desvelado la web ‘Caso Abierto‘, los agentes recibieron un chivatazo en diciembre pasado de que varios integrantes de la banda DDP iban a «salir de caza» -como se dice en el argot de las bandas- en una zona muy concreta del distrito madrileño de Villa de Vallecas.

Gracias la movilización policial, que siguió a varios de los sospechosos, los agentes lograron detener e identificar a los pandilleros antes de que llegaran a atacar. En el momento de la detención llevaban varias armas blancas, que fueron requisadas, pero no dijeron adónde iban ni qué iban a hacer.

No fue hasta esta semana, tras el asesinato de Jaime Guerrero, cuando la Policía ha logrado relacionar ambos sucesos, descubriendo que aquella tarde de diciembre, los DDP armados estaban justamente a la puerta del bloque de viviendas de Vallecas donde Jaime vivía con su familia.

Según ‘Caso Abierto‘, el delito que habría cometido Jaime es haber rechazado las compañías de los DDP y tontear en los últimos tiempos con sus enemigos, la otra banda que se disputa parte del territorio en algunos barrios de Madrid, los Trinitarios. Por este motivo, los supremos (jefes) pueden «dar la verde», lo que significa autorizar a que se le someta a cualquier tipo de castigo cuando se le vea.

Detenidos de la banda Dominican Dont Play.

Lo esperaba

El chico, de tan solo 15 años, era simpatizante de la banda juvenil de Los Trinitarios y llevaba escondido entre sus ropa un machete de 60 centímetros de largo, han informado fuentes de la investigación.

Además, Jaime Guerrero, alias ‘PP’, que murió a consecuencia de una puñalada certera en el corazón, contaba varias detenciones por robo con violencia. Hasta ahora la Policía creía que se cruzó con miembros pandilleros rivales, camino de una sesión light de una discoteca, cuando un grupo de ocho personas le agredieron mortalmente.

Los agentes del Grupo de Homicidios y de la Brigada de Información cuentan ya con las imágenes proporcionadas por la discoteca Independance, por cámaras de seguridad de la zona y por vídeos grabados durante el suceso para dar con los atacantes.

También analizan los vídeos publicados en redes sociales por supuestos Trinitarios que homenajean a su compañero asesinado, en los que lanzan velados mensajes de venganza contra los DDP.

Aunque en un principio las pesquisas apuntaban a que la víctima no estaba involucrada en el meollo de la pelea que se generó a las puertas de la discoteca entre ocho personas, lo cierto es que las imágenes parecen mostrar como la víctima llevaba escondido entre sus ropa un machete de 60 centímetros de largo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.