La coordinación entre los profesionales de ambos centros es primordial para mejorar la atención, seguimiento y tratamiento de los pacientes 

MÓSTOLES / 27 SEPTIEMBRE 2016 / La Unidad de Continuidad Asistencial del Hospital Universitario Móstoles y la Residencia de personas con discapacidad intelectual Benito Menni han desarrollado un protocolo de actuación conjunta para ofrecer la mejor asistencia sanitaria a los más de 200 residentes en este centro.

Se trata de personas con discapacidad intelectual con diferentes necesidades de apoyo y graves trastornos de conducta, y enfermedad mental asociada. Conocer desde el hospital, su situación y mantener una comunicación constante y fluida entre los profesionales mejora el cuidado integral de estos pacientes con discapacidad y problemática conductual que requieren asistencia pautada continua, a veces hospitalización, y también atención en urgencias.

Estar familiarizado de antemano con la situación de los residentes ingresados (su evolución, cuidados y tratamiento farmacológico) permite adaptar la asistencia a cada paciente, ajustar ingresos, realizar la preparación al alta, coordinar la medicación habitual a la que se precisa durante su estancia en el hospital, en definitiva prestar una atención a medida para cada uno de estos pacientes complejos por sus características.

Tanto en el hospital como en el Centro de Especialidades Coronel de Palma estos pacientes, en consulta médica, hospitalización, urgencias y pruebas de diagnóstico reciben atención adaptada a sus necesidades y la situación en cada momento. Se les recibe a primera hora o en urgencias lo antes posible, debido a sus características psicosomáticas.

Coordinación entre los profesionales sanitarios

La labor de los supervisores de enfermería, encabezada por el supervisor de continuidad asistencial del Hospital, es clave para cumplir con el protocolo de actuación diseñado. Su implicación y agilidad en la coordinación tanto de la planificación cómo de la atención una vez que el paciente está en el hospital facilita el proceso de atención desde que llega el paciente.

Esta residencia, gestionada por las Hermanas Hospitalarias, fue inaugurada en marzo de 2014 y tiene una de capacidad de 235 plazas. Desde su inicio ha tenido relación con el Hospital de Móstoles pero ha sido este año, vistas las necesidades y posibilidades de colaboración, cuando se ha diseñado y puesto en marcha el protocolo de actuación conjunta. De esta forma el equipo sanitario del Complejo Asistencial Benito Menni de Arroyomolinos, formado por distintos especialistas (médicos, psicólogos y enfermeros) está en permanente contacto con la Unidad de Continuidad Asistencial del Hospital Universitario de Móstoles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.