Publicidad

Dos agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Móstoles lograron salvar la vida a un joven de la localidad que había intentado quitarse la vida, accediendo a su vivienda, en un cuarto piso, a través del balcón de un vecino y realizándole la maniobra de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Los hechos sucedieron en el mes de enero pasado, cuando los agentes recibieron el aviso a través de la de la sala CIMACC091, solicitando un indicativo urgente para que se dirigiese a un domicilio donde podría encontrase un joven con intenciones autolíticas.

Al parecer, el propio joven había comunicado su intención de quitarse la vida a un familiar, quien dio aviso rápidamente a la Policía, informando de la vivienda donde se encontraba, según han señalado desde la Jefatura Superior de Policía de Madrid en una nota.

Una vez en el lugar, tras realizar numerosas llamada a la puerta, no obtuvieron respuesta, resultándoles imposible poder acceder a la vivienda, que se encontraba situada en un cuarto piso.

Publicidad

Ante esta circunstancia, debido a la gravedad de la situación, y creyendo que la vida del joven podría correr peligro, uno de los agentes decidió acceder a la vivienda, en un cuarto piso, a través del balcón de uno de los vecinos.

Cuando el agente entró al domicilio, pudo comprobar que el joven se encontraba inconsciente y no tenía pulso, por lo que inmediatamente, con la ayuda de su compañero, comenzaron a realizarle las maniobras de reanimación cardiopulmonar durante varios minutos.

Finalmente, el chico recobró el pulso, momento en el que llegaron las asistencias sanitarias, que se hicieron cargo de la situación, felicitando a los agentes por su actuación.

Comisaría de Policía Nacional en Móstoles/ Policía Nacional

Una gran muestra de agradecimiento

El pasado día 28 de marzo, tuvo lugar en la Comisaría de Policía Nacional de Móstoles un encuentro, entre los dos agentes que realizaron esta intervención y el chico al que salvaron la vida.

Este joven solicitó poder conocer a los agentes, y así agradecerles en persona su actuación. El agradecimiento fue mutuo, ya que los agentes se vieron gratamente reconfortados al comprobar que este joven se encontraba totalmente recuperado.

Los agentes reciben contínuamente formación centrada en la problemática e investigación policial del suicidio y la intervención policial ante crisis suicidas, con el objetivo de sensibilizar e incrementar el conocimiento de los agentes acerca del suicidio, analizándolo desde distintas perspectivas como la atención y la prevención.

Reducir la mortalidad derivada de estas conductas y mejorar su prevención y tratamiento mediante actuaciones coordinadas de los servicios sociales, de salud, educativos y de protección civil es el fin.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.