Las secciones sindicales de Unión de Policía Municipal (UPM) y Colectivo Profesional de Policía Municipal (CPPM) han desmentido que este viernes se produjesen brotes violentos o de «amenaza» después de que el alcalde, Santiago Llorente, pusiese en conocimiento de la Comisaría de Policía Nacional que 50 agentes de policía local fuera de servicio habían irrumpido en un edificio municipal para interrumpir una reunión con las secciones sindicales.

Según estos sindicatos, «no se ha producido ningún acto de violencia, ni amenaza, ni se ha temido por la integridad física de nadie».

En este punto, han asegurado que lo que sí se produjo fue una manifestación de trabajadores del Ayuntamiento mostrando su «rotunda oposición a la bajada salarial» que ha aprobado el Gobierno local, concretamente en «uno de los conceptos retributivos que componen la nómina de todos los policías».

Los sindicatos han desmentido que, como argumentó el regidor, la Policía reclamase «aumento salarial» alguno, y han precisado que «no podemos tolerar los continuos ataques de este equipo de Gobierno que ha dejado mermada la plantilla policial en más de 90 efectivos y acumular deuda salarial durante años».

Por ello, han manifestado que «los servicios jurídicos emprenderán acciones legales contra los responsables de semejante atropello laboral».

La Casa del Reloj, donde ocurrieron los hechos este viernes (Foto: Archivo)

Los hechos

El regidor ha explicado que los hechos han acontecido en el edificio de la Casa del Reloj -el inmueble administrativo del Ayuntamiento- durante el transcurso de la reunión que mantenían una comitiva municipal con los los sindicatos de Policía Local En esa reunión, se debatía el incremento salarial que reclama la plantilla de Policía Local, un hecho «imposible de asumir ya que no es una competencia del Ayuntamiento».

Según la versión municipal, el medio centenar de agentes ha entrado «a la fuerza» en las dependencias de la Casa del Reloj, ha accedido hasta el lugar que ocupa la Delegación de Recursos Humanos y ha «ocasionado numerosos destrozos».

Llorente ha explicado que se han vivido «momentos de gran tensión» con presuntas «amenazas e insultos» por parte de los agentes a miembros del «Gobierno local, que han temido por su integridad». Ante ello, el alcalde ha asegurado que ha decidido poner en conocimiento de la Policía Nacional los hechos para que «se investigue lo ocurrido».

Tras ello, ha calificado los hechos como un “ataque y una agresión a los representantes del Ejecutivo local” y ha recalcado que “nada justifica la utilización de la violencia”.

En este punto, las mismas fuentes han precisado que «los agentes han golpeado los cristales del espacio donde se celebraba la reunión provocando momentos de mucha tensión durante los cuales los asistentes se han sentido amenazados». Después, han bajado a la calle desde donde han lanzado huevos que han impactado en las cristaleras de la Casa del Reloj.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.