Miles de personas han asistido este sábado en Getafe a la tradicional ‘subida’ de la Virgen de los Ángeles hasta su ermita del Cerro de los Ángeles desde la Catedral de la Magdalena, desafiando con ello las altas temperaturas que llevaron al termómetro este sábado a los 40 grados.

Precisamente, el evento, que pone el punto final a las Fiestas Patronales del municipio, se suspendió el pasado día 12 a raíz de la ola de calor que ha azotado al país. La subida ha durado más de dos horas con un recorrido de cinco kilómetros, hasta el Cerro.

Publicidad

La imagen de la patrona de Getafe permanecerá en la ermita hasta el 18 de mayo de 2023, fecha en la que está prevista que se produzca la próxima bajada en el inicio de las siguientes fiestas patronales.

La Congregación de Nuestra Señora de los Ángeles de Getafe decidió trasladar este evento al 18 de junio, a las 8:00 horas, a causa de la alerta naranja por altas temperaturas, después de distintas consultas con la autoridad eclesiástica y las autoridades civiles.

En la Catedral

Desde entonces, la sagrada imagen había permanecido en la Catedral de la Magdalena sobre su carro triunfal, desarrollando la parroquia sus horarios habituales de apertura y eucaristías, sin celebrar la congregación culto extraordinario alguno.

La subida de la Virgen, que siempre tiene lugar el último día de las fiestas patronales, iba a comenzar a las 18:00 horas tras una misa en la catedral, a donde llegó el pasado 26 de mayo sobre una carroza tirada por mayordomos de la Congregación de Nuestra Señora de Los Ángeles.

La ‘subida’ de la Virgen, este sábado.

Unas 50.000 personas asistieron entonces a la bajada, que duró cinco horas después de dos años suspendida por la pandemia, en una tradición que se remonta al año 1616 cuando, tras una larga época de sequía, los campesinos de Getafe realizaron rogativas para que la lluvia regara sus cosechas.

Los datos, aportados por Policía local, certifican que la de este año fue una de las más numerosas en asistencia de gente en las calles de la localidad, en un evento que se suspendió en los dos últimos años debido a la situación sanitaria por la pandemia del coronavirus.

La Sagrada imagen partió sobre las 17:30 horas de la Ermita del Cerro de los Ángeles, donde reposa todo el año, y discurrió seguida de miles de fieles. En la rotonda de la factoría Airbus se sumaron más seguidores, que enfilaron la avenida de John Lennon para llegar a la Base Aérea. Allí, la alcaldesa, Sara Hernández, cedió el bastón de mando a la Virgen, que lo mantendrá mientras duren las fiestas, hasta el día 12 de junio, momento en que retornará al Cerro.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.