La Empresa Municipal de Transportes de Fuenlabrada (EMTF) va a contar con siete nuevos autobuses totalmente eléctricos que, sumados a los cuatro que llegarán en abril, hará que más de un tercio de la flota sea ‘cero emisiones’.

El concejal de Medio Ambiente, Espacio Público y Movilidad Sostenible, Felipe Pinel, ha informado que esta semana se ha firmado el contrato con la compañía adjudicataria por un importe de 5,3 millones de euros, financiado con fondos europeos, con un plazo máximo de entrega de 10 meses.

Entre las prestaciones técnicas de los vehículos destaca su autonomía de 300 kilómetros, bajo nivel de ruidos, cámaras de videovigilancia, control de fatiga del conductor o conductora o el grado de reciclabilidad de todos los materiales en un 90 por ciento, entre otras. 

Se trata de vehículos que no emplean ningún tipo de combustible fósil para el funcionamiento de sus sistemas, ni principales ni auxiliares, por lo que su uso supondrá dejar de emitir CO2 a la atmósfera.  

La única fuente de energía de los nuevos vehículos será la electricidad de sus baterías, cuya recarga se realizará por la noche con un tiempo máximo de cinco horas en cada una de ellas.  

Pinel ha destacado que «Fuenlabrada está comprometida con avanzar hacia una movilidad más sostenible y más respetuosa con el medio ambiente y, para ello, una de las líneas principales es trabajar en la electrificación de la flota de la EMT aprovechando para ello las diferentes vías de financiación que ha lanzado la UE», ha explicado el concejal.

Uno de los autobuses eléctricos probados por Fuenlabrada el pasado año (Foto: Archivo).

Puntos de recarga

La adquisición se enmarca en la «estrategia de movilidad» puesta en marcha por el Consistorio que incluye la modernización y electrificación de la flota de la EMT de Fuenlabrada. 

En esta estrategia se incluye también la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos de la EMTF, cuya instalación ha sido financiada a través de una subvención que recibió la ciudad de algo más de 100.000 euros. 

Se trata de fondos de la Unión Europea que el Ayuntamiento consiguió  a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) del Ministerio para la Transición Ecológica del plan MOVES II para mejorar la movilidad sostenible.  

«Todos estos factores contribuyen a conseguir un transporte más competitivo que facilita una movilidad más sostenible con el fin de fomentar su uso frente al vehículo privado. Esto se traducirá en menos emisiones contaminantes, mayor eficiencia energética en los desplazamientos y menor uso del espacio público», según fuentes municipales. 

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.