El alcalde de Fuenlabrada, el socialista Javier Ayala, ha reclamado este martes a la Comunidad de Madrid que solucione el problema de suministro de luz que, desde hace más de dos semanas, sufre un inmueble de viviendas sociales del antiguo Ivima -hoy Agencia de Vivienda Social (AVS)- en el barrio de Solagua, y que afectaría a unas 30 familias.

El regidor ha explicado que ha realizado un «requerimiento» a las entidades regionales para que, como «propietarias» del edificio, «solventen» el problema, algo que ha definido como «deficiencias de servicios esenciales».

Publicidad

Así, ha pedido que se dé fecha para poner una solución al conflicto, que afecta a una treintena de viviendas, al tiempo que ha trasladado su «apoyo» a los vecinos afectados.

En este punto, Ayala ha recordado que el Gobierno municipal viene años denunciado el estado que sufren las zonas comunes en estos inmuebles de Loranca que levantó el Ivima, ya que, según ha recordado, «tienen deficiencias importantes».

Según ha avanzado Telemadrid, los vecinos de la calle Tía Javiera llevan más de dos semanas sin luz a causa de una sobrecarga en el cuarto de contadores por enganches ilegales de varios ‘okupas’ del edificio. Al no tener luz, los vecinos no puedan cocinar, ducharse o coger el ascensor, una situación que han definido de «inhumana».

Iberdrola

La empresa suministradora, Iberdrola, deriva toda responsabilidad y competencia al seguro de la comunidad, mientras que estos dicen que es de la compañía eléctrica. Sus técnicos han visitado las instalaciones hasta cinco ocasiones y han atribuido la incidencia a un hecho que no tiene origen en sus instalaciones, por lo que no pueden intervenir. Entretanto, muchas de las familias residentes en el inmueble han tenido que abandonar sus viviendas de manera temporal.

El edificio de la calle Tía Javiera viene generando problemas desde hace años. De hecho, en 2020, hubo denuncias y quejas por el estado “insalubre” del inmueble ya que sus residentes deben hacer vida a diario con destrozos en los ascensores que “ponen en riesgo a los usuarios”, tomas de la luz que han desaparecido o utilización de “algunos espacios no habilitados para realizar sus necesidades”.

El inmueble es propiedad del antiguo Instituto de la Vivienda de Madrid (IVIMA), dependiente de la Comunidad de Madrid. Los problemas detectados tenían “difícil” solución porque, según la Administración regional, los desperfectos registrados en estas zonas debían ser subsanados por los propietarios, en una edificación donde, además, hay un elevado porcentaje de viviendas ocupadas ilegalmente.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.