El portavoz de Leganemos, Fran Muñoz, habla en esa entrevista sobre la sentencia que le absuelve de un presunto acoso psicológico a Eva Martínez, y esboza la dificultad de sacar adelante los proyectos en el Ayuntamiento Leganés. Además, defiende la necesidad de reforzar la plantilla y de convocar procesos de selección pero siempre garantizando que haya criterios de «productividad» en el trabajo público.

-Pregunta: El juzgado ha archivado la denuncia de Eva Martínez contra usted por acoso psicológico. Dice el juez que básicamente todo fue mentira.

Respuesta: Eso dice la sentencia. Nunca tuve nunca duda de que la sentencia iba a ir en ese sentido, pero hubo muchas cosas que mancharon mi reputación. Estaba bastante tranquilo. También he defendido que por encima de mi honor está la seguridad y los derechos de las mujeres. Lo que pasa es que la Justicia es eterna y la prensa es bastante caníbal.

-Pregunta: Cuando fue Eva Martínez a presentar la denuncia a Comisaría, ya había allí medios de comunicación.

Respuesta: Es verdad que, al contrario de muchos de los casos, no tuve que quedarme en el calabozo porque lo que se denunciaba no era delito siquiera. Pero cuando bajo a la puerta estaban la Ser, eldiario.es, El País, El Mundo… No hay capacidad de defensa. Había que esperar y seguir caminando. No era ni delito lo que se denunciaba. De hecho, dudo que, de no ser un asunto político, se hubiera tramitado esa denuncia. Al día siguiente, era demoledor el auto de la jueza.

Es lógico que se generen dudas al principio, pero no que se alarguen durante un año. Y ningún gran medio me ha llamado o dado la información. Ahora, estoy en política al cien por ciento, y debo agradecer a los compañeros el apoyo. Con esto hubo un asalto a la organización para conseguir todos los medios, y no vamos a ceder recursos para que alguien construya un partido a nivel nacional.

-P: ¿Cuál era el objetivo de esa denuncia?

R:  El objetivo político del entorno de Eva Martínez era quedarse con la organización en Leganés. Ellos piensan que a los pueblos hay que llevar profesionales de la política y no gente de la calle, como nosotros. Eso lo iban haciendo poco a poco: se elegían unos asesores que ni venían a trabajar y se nos caían los programas. Nosotros queríamos hacerlo bien, y no desviar recursos a proyectos nacionales, que nos pilla muy lejos.

Entiendo que públicamente muchas otras formaciones no me apoyasen. Es un tema delicado y conviene no darle mucha publicidad porque es hacer un favor a formaciones de la derecha y negacionistas. La violencia de género es un problema real, luego la gente es como es.

No sé qué pasó por la cabeza de Eva Martínez, que fue concejala de Igualdad. No he vuelto a hablar con ella y tampoco quiero ponerme en su lugar. Que le vaya bien en la vida.

«El Ayuntamiento necesita sangre nueva: hemos pasado de 1.600 a 1.000 trabajadores municipales, pero este año se jubila el 30% de la plantilla. Necesitamos gente nueva y que haya proyectos limpios y abiertos»

-P: Usted estuvo en el Gobierno. ¿Qué se pudo hacer?

R: Fueron dos años muy difíciles. En el primer año llevaba Festejos y Empleo y establecimos una dinámica de contactos con los pequeños comercios y mejoramos la Feria de las bodas para actualizarla y darle otra dimensión. La Feria de la Tapa queríamos expandirla. Estábamos intentando promover campañas de apoyo al pequeños comercio, pero estalló la pandemia. Ahí nos volcamos en el apoyo a las galerías comerciales para que la gente comprase en ellas porque te llevaban la compra a casa, y era media de subsistencia. Hicimos cosas en el poquito tiempo que estuvimos.

Fran Muñoz.

-P: ¿Por qué cuesta tanto sacar adelante los proyectos en Leganés?

R: Leganés fue un municipio referente en los ochenta, pero no se ha ido reponiendo ni hemos sabido actualizarnos. Además, hemos hecho los procesos mucho más burocráticos porque los funcionarios de alto nivel así lo han ido exigiendo. El resultado es este cóctel: se tarda una eternidad en sacar un pliego, en cobrar. Los proyectos que presentamos nosotros son los que está sacando el Gobierno actualmente. Por ejemplo: los carriles bici, la rehabilitación entre Prado Overa y ‘Legatec’ para sustituir escombreras por zonas verdes, la ordenanza de Movilidad que se ha metido en un cajón, o cambiar los eventos taurinos por actividades para niños.

Nos dio pena salir del Gobierno porque todo el mundo sabe que los dos primeros años planificas y los dos siguientes, ejecutas. Este Gobierno se aprovecha de nuestro trabajo, y nosotros encantados, pero también estamos decepcionados con que otras cosas no salgan.

Básicamente es en Recursos Humanos donde el Ayuntamiento tiene que intensificar los procesos. En la pandemia, en materia de salud laboral, cuando fui nombrado concejal de Recursos Humanos, fui a todos los puestos a determinar las medidas que había que tomar. Nadie sabía cómo actuar, pero sacamos personal y ahora parece que se han guardado en un cajón porque parecía que yo iba muy rápido y conviene ir lento. No pudimos hacer los grandes procesos porque con el Covid no se podían hacer.

«Los trabajadores municipales hacen falta en sectores como mantenimiento porque es imposible depender de una empresa. Otra cosa es que tenemos que garantizar que haya criterios de productividad. Si queremos defender lo público, hay que garantizar que se funcione con criterios de productividad»

El Ayuntamiento necesita sangre nueva: hemos pasado de 1.600 a 1.000 trabajadores, pero este año se jubila el 30% de la plantilla. Necesitamos gente nueva y que haya proyectos limpios y abiertos. Necesitamos a los mejores, y estos solo se hace con procesos de oposición. Yo lo tengo clarísimo.

El portavoz de la formación, Fran Muñoz, presentado alegaciones (Foto: Leganemos)

-P: El Ayuntamiento tiene un problema de burocracia y de funcionarios.

R: De funcionamiento interno. Los procesos que, en cualquier Ayuntamiento, son algo sencillo, aquí tienes treinta pasos que dar. Cualquier político que plantee soluciones a la ciudad no puede obviar este problema. Es algo muy difícil porque empezando ahora no se acaba en la Legislatura. Hay que tener una mirada más larga. Nos dirán luego que hay privatizar servicios porque no hay gente, pero no hay gente porque llevamos dos décadas sin programar procesos selectivos.

-P: Usted ha estado en el Gobierno y ahora está fuera. ¿Cómo es Leganés?

R: Es una ciudad bonita donde da gusto vivir, con una gente que es un poco nacionalista de Leganés. Tiene un pasado glorioso pero un presente que hay que trabajar de manera inmediata. Veo que le hace falta mantenimiento fundamentalmente y utilizar las instalaciones ya existentes. No tiene sentido que los colegios que tienen instalaciones deportivas estén cerrados por la tarde.

Además, los auxiliares de control que han usado para sustituir a conserjes estaban planteados en principio para abrir colegios por la tarde. Hace falta ser más ambiciosos: el equipo de Gobierno actual odia al trabajador municipal. Yo creo que los trabajadores municipales hacen falta en sectores como mantenimiento porque es imposible depender de una empresa. Otra cosa es que tenemos que garantizar que haya criterios de productividad: si queremos defender lo público, hay que garantizar que se funcione con criterios de productividad. Hay que demostrar a la gente que se puede ser eficaz desde lo público.

-P: ¿Leganemos sigue con ganas de cara a las elecciones?

R: El partido está fuerte por dentro porque si no, no habría ganado el envite como el que nos han puesto. Hemos trabajado siempre por y para Leganés, y tenemos una militancia superior al de resto de partidos. Hemos elegido nuevos portavoces. Tenemos una marca reconocible, se nos puede mirar a la cara y no bajamos la mirada porque nuestros errores parten de la honestidad y de la defensa de unas ideas.

Sonia Baños

Periodista. Directora de Noticias para Municipios y miembro de SML

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.