El Ayuntamiento de Arroyomolinos invertirá 1,8 millones de euros en la puesta en marcha del nuevo ‘Plan de repoblación y densificación de arbolado en espacios públicos’, que permitirá plantar más de 3.400 árboles de diferentes especies en vías urbanas y espacios públicos del municipio.

El nuevo Plan pretende integrar en la ciudad nuevas especies con el fin de favorecer la biodiversidad, restituir espacios dañados y densificar zonas en las que se hayan producido pérdidas importantes de masa vegetativa, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Publicidad

Después de haber realizado el inventario de arbolado del municipio, desde el Consistorio se han detectado tres situaciones concretas sobre las que actuar: pérdidas en alcorques de vías públicas (aceras y calzadas), perdidas en alcorques de plazas y espacios públicos y pérdidas en parterres en vías y espacios públicos.

Cada una de estas categorías cuenta con diferentes peculiaridades, destacando la complejidad de los trabajos en alcorques en vías públicas que acarrearán incluso obra civil en muchos casos (destoconados, tutores, adecuaciones de bordillos y baldosas afectados, adecuaciones de riego y medidas de seguridad para trabajos en calzadas, entre otras).

Parque de Arroyomolinos/ Ayto. Arroyomolinos

Mejoras en la localidad

En total, se estima la plantación de más de 3.400 unidades en todo el municipio, más las arbustivas. Con este Plan se mejorará estética y medioambientalmente el municipio, lo que favorece «un futuro más sostenible y adaptado a las nuevas necesidades urbanas y ambientales».

Este medida se acordó en el pasado Pleno ordinario del 28 de julio y contó con los votos a favor de todo el equipo de Gobierno (PP, Cs, VxA y la concejal no adscrita Cristina Fernández) y Podemos, la abstención de PSOE y la concejal no adscrita Dolores Parra y el voto en contra de Vox y la concejal no adscrita Amelia Noguera, ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

En mayo, Arroyomolinos inició nuevas labores de limpieza y desbroce con el objetivo de establecer cortafuegos en las zonas colindantes a las viviendas para evitar que incendios como el que tuvo lugar en la Senda Mágica pueda alcanzar las casas.

Estos trabajos se sumaron a las labores de riego que se estaban realizando en varias zonas de la localidad para evitar el riesgo de incendios ante la elevada presencia de la pelusa blanca (vilano) que se desprende de algunos árboles en esta época del año. El vilano es un tipo de semilla voladora, procedente de árboles como los chopos o los álamos, que se va depositando en las superficies y que «resulta altamente inflamable, lo que eleva el riesgo de incendios si se acumula en una misma zona».

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.