Publicidad

Vecinos y vecinas de las calles Islas Afortunadas, Isla Graciosa, Islas Canarias y Tenerife, han trasladado su preocupación por los problemas que están sufriendo estas vías, que se están hundiendo por la mala cimentación con la que se construyeron las citadas calles.

El alcalde de Arganda del Rey, Guillermo Hita, acompañado por el concejal de Modelo de Ciudad y Obras Públicas, Jorge Canto; el concejal de La Poveda, Antonio del Amo; y el concejal de Industria, Irenio Vara; se ha reunido este jueves en el Centro Integrado La Poveda con representantes de estos vecinos por los problemas que están sufriendo estas vías y encontrar soluciones.

Publicidad

Según explicaron los representantes municipales, las viviendas de las citadas calles se construyeron en las décadas de los 80 y 90 en unos terrenos inestables, por lo cual la cimentación de los domicilios se realizó con pilotes en algunos casos y sobre losas de hormigón en otros.

Sin embargo, en las calles no empleó ninguna técnica que contribuyera a su estabilidad, por lo que el suelo, al ser de relleno, va cediendo, una situación que afecta al nivel de las vías. Este descenso del suelo ocasiona diversos problemas a los vecinos tanto en las aceras como en los accesos a las viviendas.

En los últimos meses se han llevado a cabo estudios geotécnicos en las distintas calles para conocer en profundidad su estado y eso ha llevado a la elaboración de un informe de viabilidad, con el estudio de acciones a realizar, el presupuesto estimado y las soluciones materiales a ejecutar.

El alcalde, Guillermo Hita, se reune con vecinos de las calles afectadas/ Ayto. Arganda

Con cargo al PIR

El Ayuntamiento de Arganda, según detalló el concejal Jorge Canto, ha solicitado un importe de 914.000 euros para incluir estos trabajos en el Programa de Inversión Regional de la Comunidad de Madrid, que ha abierto una nueva línea en el periodo 2021-2026.

Una vez se apruebe este trámite y se autorice por parte de la Comunidad de Madrid, se realizará un proyecto de ejecución y está previsto que el inicio de las obras sea a principios de 2023, con un plazo estimado de seis meses para su finalización.

Según han explicado desde el Consistorio, en algunos de los casos la solución pasa por un proceso de enriquecimiento del suelo, mientras que en otros supondrá vaciar la calle hasta un límite aproximado de cuatro metros y volver a rellenarla compactando con suelo rico.

El alcalde ha confirmado que se volverá a hacer una reunión en septiembre para continuar informando a los vecinos y vecinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.