Un hombre murió en su casa de Arganda del Rey tras haber solicitado la presencia urgente de asistencia sanitaria en el Punto de Atención Continuada de la localidad, que se encontraba sin médico.

En concreto, una persona acudió al PAC para solicitar ayuda en un domicilio cercano ante la presencia de un joven que se encontraba inconsciente. Según ha podido relatar la familia, se encontraba mal desde hace días.

En el centro de atención extrahospitalaria había en ese momento dos enfermeras y dos celadores, según ha explicado la Plataforma SAR Madrid que agrupa a trabajadores de urgencia extrahospitalaria. Cuando los sanitarios llegaron al domicilio, donde ya se encontraban agentes de la Policía Local, iniciaron las maniobras de reanimación con un desfibrilador semiautomático.

Minutos después llegó al domicilio una unidad de Soporte Avanzado del Summa 112, que continuó con maniobras de resucitación cardiopulmonar avanzada pero, tras unos 60 minutos aproximadamente, confirmó el fallecimiento del paciente.

El PAC de Arganda abrió sin presencia de médico del 16 al 20 de noviembre y los días 23 y 25. En este sentido, desde la Plataforma SAR han recalcado que queda la duda de si esa persona pudiera haber sido correctamente atendida esos días previos al fallecimiento. «Se está jugando con la vida de nuestros pacientes», ha incidido.

Asimismo, desde esta Plataforma aseguran que, desde que se inició este plan, «la población está desconcertada y desconoce si el centro de urgencias está o no cerrado y si habrá o no el equipo sanitario necesario para una correcta atención sanitaria».

Respuesta de la Consejería

Desde la Consejería de Sanidad, por su parte, han destacado que activó al Summa 112 inmediatamente y se hicieron las correspondientes maniobras de reanimación, sin que se pudiera revertir la parada, según han indicado fuentes del departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero.

Por su parte, según ha incidido la plataforma SAR, «El desarrollo del actual plan de urgencias extrahospitalarias, impuesto sin tener en cuenta las necesidades de la ciudadanía, y tampoco las posibilidades reales de los sanitarios de dar la adecuada cobertura a las mismas, al no contar con equipos completos, está generando una falta de equidad en lo que respecta al tratamiento que pueda recibir la población, así como en la accesibilidad al mismo, violando su derecho a recibir una atención sanitaria de calidad», ha zanjado.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero.

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Confundir, enredar, tergiversar…
    Cada día en nuestros hospitales mueren cientos de pacientes. Algunas veces rodeados de médicos, si es que no están en su dormitorio o despacho. Lo que no falta nunca a nuestros enfermos es el acompañamiento y los cuidados enfermeros. Sus actuaciones basadas en los conocimientos científicos.
    Otros también mueren en sus casas, caso como el de la noticia, pero atendidos por facultativos enfermeros cuya valía y aptitud solo un necio puede poner en duda.
    No hablemos por hablar, ¿vale?. En Madrid y otras regiones hay unidades de urgencias dotadas de una enfermera y un técnico. ¡Y vamos que si salvan vidas!
    ¿Pero hasta donde va a llegar el fundamentalismo galénico? ¿Es que pueden existir personas tan malévolas y retorcidas? ¿Tienen alguna prueba o circunstancia que les permita acusar o atribuir la muerte señalada?
    Desde luego, con esta misma vara de medir, cada día, los médicos deberían ser motivo de miles de noticias como la anterior.
    Parece ser que, para ellos, todo vale, con tal de alimentar las algaradas mediquíles de estos días.
    Isidoro Jiménez Rodríguez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.