Hallazgo del solado original de la iglesia Santa María la Blanca durante las obras de restauración

Las obras, que han comenzado en agosto y se prolongarán durante los próximos cuatro meses, se centran en la eliminación de las humedades del monumento

ALCORCÓN/ 3 SEPTIEMBRE 2015/ El solado original de la iglesia Santa maría la Blanca ha aparecido durante los trabajos de restauración que se están llevando a cabo en el templo, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) el 10 de junio de 1993.

Las obras, que han comenzado en agosto y se prolongarán durante los próximos cuatro meses, se centran en la eliminación de las humedades del monumento y de los daños puntuales provocados por las mismas.

Publicidad

Además, se acometerá la reparación de algunas instalaciones como las de electricidad y fontanería, actuando en una superficie total de 354 metros cuadrados.

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, supervisó el pasado mes de agosto las obras, financiadas por la Comunidad de Madrid, que suponen “una gran contribución para mantener intacto el patrimonio histórico de la ciudad y permitirán que las futuras generaciones puedan conocer uno de los edificios más emblemáticos del municipio”.

Publicidad
El alcalde supervisa las obras

“Siempre es de agradecer que la Comunidad de Madrid esté dispuesta a escuchar y a colaborar en el cumplimiento de las peticiones que hacemos desde este Ayuntamiento, especialmente si éstas permiten conservar el valor artístico e histórico de esta iglesia”, concluyó el regidor.

Publicidad

La iglesia parroquial de Santa María la Blanca constituye uno de los edificios históricos más representativos del municipio de Alcorcón, cuyo origen se remonta al siglo XVI, momento en el que es proyectada.

El templo sigue el esquema de planta de cruz latina con ábside poligonal y una sola nave dividida en tres tramos a través de arcos fajones. Este espacio, junto con los brazos del crucero, se cubre con una bóveda de medio cañón con lunetos que permiten la iluminación del templo. Junto a esta, cerrando el crucero, se dispone una bóveda con terceletes de tradición gótica.

Destaca también su pila bautismal del siglo XVI, labrada en granito sobre un capitel renacentista.

Publicidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *