Decenas de familias desalojadas tras el incendio ocurrido el 6 de octubre pasado en calle Oslo de Alcorcón, que se saldó con la vida de dos hermanos, uno de cinco años y otro de nueve meses, siguen buscando alternativas habitacionales accesibles para vivir dos semanas después del suceso.

Aunque el fuego como tal no alcanzó las viviendas, la falta de suministros, la suciedad y los múltiples desperfectos ocasionados por el humo hacen que las viviendas de tres portales del vecindario «no estén habitables», por lo que los vecinos se han visto obligados a buscar alternativas temporales.

«Los vecinos de Oslo 45 nos hemos quedado en la calle de la noche a la mañana, y no somos ni una ni dos familias, se cuentan por decenas. Necesitamos una alternativa habitacional (que supuestamente pagarán los seguros), pero no encontramos», denuncia Rocío García López, una de las vecinas afectadas a través de sus redes sociales.

García López recuerda que el edificio forma parte de una promoción de Vivienda de Protección Pública de precio Limitado (VPPL), en las que la Comunidad de Madrid figura como concesionaria, por lo que instan al Gobierno regional y al Ayuntamiento que les facilite «una vivienda en la que vivir mientras se soluciona todo».

«No pedimos no pagar ni caridad, solo una alternativa», insiste esta vecina, quien insisten en que «hay familias con niños, incluso con bebes, que necesitan estabilidad y normalidad lo antes posible«, pero que no encuentran alquileres accesibles en las condiciones que imponen los seguros.

Incendio de la calle Oslo/ 112 Emergencias

Reunión con los afectados

La alcaldesa, Natalia de Andrés (PSOE), ha insistido en que en los últimos días han mantenido reuniones con la mayoría de afectados para ver de qué manera el Ayuntamiento puede ayudarles y que la mayoría lo que precisa, fundamentalmente, es colaboración en la búsqueda de viviendas accesibles.

«Estas familias tienen un seguro, la inmensa mayoría de ellas tienen un seguro; ese seguro les cubre una residencia alternativa, el alquiler de una casa o una habitación de hotel. ¿Cuál es el problema?: que en la ciudad de Alcorcón no hay suficientes viviendas en el mercado en alquiler en las condiciones que ellos necesitan«, añade la alcaldesa.

La regidora socialista ha explicado que estos afectados lo que requieren es un alquiler «por un plazo breve, de apenas unos meses», y unas viviendas «evidentemente con muebles», para entrar a vivir de forma inmediata, pero «no hay suficientes viviendas de esas características en Alcorcón».

«Nosotros estamos intentando ayudar, les hemos planteado que pudiéramos inspeccionar en municipios de alrededor para encontrar vivienda de las características que ellos necesitan. Estamos mapeando todas las agencias inmobiliarias del municipio para ofrecerles todo lo que consigamos», ha reiterado De Andrés.

Además, ha remarcado que también está habiendo un asesoramiento jurídico para, en el caso de que alguno de los vecinos tenga algún problema con la póliza de seguro, «asesorarle de la manera más adecuada», más allá de que el Ayuntamiento «se ha personado» en el Juzgado de Instrucción que está investigando el incendio.

Según las primeras investigaciones, el incendio se inició a causa de las chispas de una radial que manipulaban unos operarios, según dijo el jefe de los bomberos del municipio, Raúl Esteban, quien descartó que las llamas hubieran tenido su origen en una explosión por escape de gas ocurrida al perforar una tubería, como se informó en un primer momento.

El fuego generó una gran cantidad de humo negro y denso, que se expandió rápidamente por las viviendas y las zonas comunes de los edificios anexos, donde, desgraciadamente, dos hermanos, uno de cinco años y otro de nueve meses, acabaron falleciendo por la inhalación del humo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.