Cinco personas, dos de ellos agentes de la Policía Municipal de Alcorcón, han resultado intoxicadas debido a la inhalación de humo de un incendio originado este jueves en una vivienda de la calle Polvoranca de la localidad.

Los hechos ocurrieron en la noche de este jueves, cuando los Bomberos recibieron un aviso de la calle Polvoranca, donde el extractor de una campana había originado un incendio en la cocina de una vivienda, según han señalado desde la Policía Municipal a través de sus redes sociales.

Publicidad

La rápida intervención de los Bomberos para sofocar el fuego evitó que se extendiera por el resto de la vivienda, aunque tres vecinos tuvieron que ser atendidos por inhalación de humo y trasladados al Hospital Fundación de Alcorcón.

También resultaron heridos por intoxicación dos agentes de la Policía Municipal que colaboraron en la evacuación de los vecinos, aunque tras ser atendidos por el SUMMA y Protección Civil no precisaron ser trasladados al hospital.

Desde el Cuerpo de Bomberos han insistido en la necesidad de, cuando de origine un incendio en una vivienda, «poner zancadillas al fuego» cerrando «todas las puertas que te vayas encontrando» para evitar así que el fuego se propague.

Riesgo en viviendas

La mayoría de muertes por fuego se produce en el interior de las viviendas, aunque las víctimas se redujeron de manera «importante» el año 2020. El balance de 2020 deja 164 personas fallecidas (1 menos que en 2019) en los 123.800 fuegos o explosiones (un 4% menos que en 2019) producidos en su mayoría en el hogar (73%).

«La situación no es peor que el año anterior pero no podemos decir que sea alentadora: por ejemplo, en los hogares, en concreto, se produjeron un total de 119 fallecidos, 6 menos que en 2019, pero 23 más que en 2018″, según recoge el informe de de la Fundación Mapfre y de la Asociación Profesional de Técnicos de Bomberos (APTB).

La mayoría de los muertos se producen por intoxicación (57%) y por quemaduras (29%), y la principal causa sigue siendo el incendio eléctrico, por sobrecarga de los sistemas.

Mientras, seis de cada diez de los fallecidos son hombres a consecuencia de fuegos que se registran en los dormitorios (16,8%) o en la cocina (14,3%). Mientras, 4 de cada diez son mayores de 65 años.

Ante ello, los promotores del estudio han recomendado como principal medida de prevención la instalación de detectores de humo en las viviendas. «Los detectores son como los cinturones de seguridad en los coches: no se puede concebir una vivienda sin ellos», han explicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.