Publicidad

Rafael Luis Gómez, escritor nacido en San Fernando de Henares, y autor de numerosos libros relacionados con la historia del municipio, ha presentado ‘Los seres inútiles’, un libro en el que aborda, desde su visión como afectado por el drama de la Línea 7B de Metro a su paso por la ciudad, los orígenes, las diversas situaciones por las que han pasado los afectados, su desgaste emocional y físico y la situación actual, en un texto que, como señala, «me ha servido como terapia». ‘Noticias para Municipios’ ha hablado con Rafael sobre todo ello.

Pregunta: Los seres inútiles es una recopilación de los sucesos que se han desarrollado en torno a la gestión de la Línea 7b de Metro a su paso por San Fernando, ¿cuáles son los puntos clave de este libro? ¿De qué se van a enterar vecinos y la ciudadanía en general y que no se haya hablado ya?

Respuesta: Como indico en el prólogo, este libro está basado, desgraciadamente, en hechos reales. Intento, de manera ligeramente novelada para que sea más ameno (mediante el uso de personajes ficticios y utilizando una serie de entrevistas de un periodista a una pareja de ancianos), contar todo lo que hemos pasado desde hace casi 14 años. Desde el primer momento, he guardado todos los documentos, correos electrónicos enviados y recibidos, etc. relativos a este asunto lo que me ha facilitado hacer una descripción bastante completa y, desafortunadamente, no ha sido necesario investigar…

Publicidad

«El problema de todo esto está en el desgaste emocional y físico de los vecinos afectados«

No estoy hablando de lo sufrido durante los últimos 3 ó 4 años, en absoluto. Aunque muy duros, son la punta del iceberg. El problema de todo esto está en el desgaste emocional y físico de los vecinos afectados. No tenemos ninguna responsabilidad. Hemos tenido que enfrentarnos con nuestros propios medios a este gravísimo problema; últimamente, con el apoyo de la plataforma de afectados y la actual corporación municipal. A ello se añade la sensación de abandono, de desinterés, de desamparo, como si ver cómo tu casa se hunde y vas camino de perder la inversión de tu vida sea algo fácilmente asumible, de lo más normal del mundo

Los seres inútiles

Es probable que algunos de nuestros vecinos conozcan trozos de esta historia, que algo hayan oído, leído o visto en la televisión o en las redes sociales, pero no creo que tengan una visión global de la cantidad de bandazos, improvisaciones y parches que se han ido cometiendo a lo largo de estos años y que nos han llevado a este momento. Si en lugar de estas actuaciones “puntuales”, las autoridades comunitarias hubieran aceptado sus increíble errores cometidos al inicio de esta construcción y actuado a la altura del problema, al mismo tiempo que prestado “ayuda humanitaria” desde el inicio actuando como una administración cercana a sus ciudadanos, estoy totalmente seguro de que esta terrible desgracia se hubiera desarrollado de otra manera.

Pregunta: Usted es una de las personas que está sufriendo en carne propia este problema. ¿Dónde se encuentra ahora mismo y cuánto tiempo lleva fuera de su casa?

Respuesta: En nuestro caso particular, la orden de desalojo tenía fecha del lunes 11 de abril. A partir de ese momento, estamos viviendo en un piso de alquiler a cargo de la Comunidad de Madrid, a pesar de las difíciles condiciones impuestas por ella para que, por nuestros medios, lo consiguiéramos en tan solo un par de semanas. Y esto solo fue gracias a unos amigos, si no, es altamente probable que aún estuviéramos en alguno de estos apartahoteles de la periferia.

«En mi caso particular, he remitido más de 15 escritos a través del registro electrónico de la Comunidad con una única e inútil respuesta a uno de ello»

¿Hasta cuándo? Supuestamente, el actual proyecto, encomendado por la Comunidad a la empresa estatal TRAGSA, que se limita a analizar el terreno y ver si es viable rehabilitar el edificio en el que vivíamos, terminará a principios del año próximo, 2023. ¿A partir de ahí? No tenemos ni la más remota idea, como ha ocurrido durante todos estos años, en los que la información proporcionada por la Comunidad ha sido escasa, parcial o, directamente, nula. En mi caso particular, he remitido más de 15 escritos a través del registro electrónico de la Comunidad con una única e inútil respuesta a uno de ellos… No olvidemos que, además de realizar un análisis de la situación del subsuelo, también deberán reparar el edificio dañado estructuralmente (cosa complicada o, directamente, imposible) y, por supuesto, rehabilitar mi vivienda que se encuentra inhabitable.

Vecinos de San Fernando de Henares concentrados a las puertas del Ifema durante el Congreso del PP madrileño – Fotografía: Iván Fuentes Medina, vecino afectado por MetroVecinos de San Fernando de Henares concentrados a las puertas del Ifema durante el Congreso del PP madrileño – Fotografía: Iván Fuentes Medina, vecino afectado por Metro

Pregunta: ¿Cree que la Comunidad de Madrid está haciendo todo lo posible para solucionar este gran problema que afecta a tantos vecinos?

Respuesta: Quiero creer que, quizás, ésa es su intención, pero… Si me atengo a todo lo que he visto hasta ahora, a todas las pruebas de sus intervenciones anteriores, a los resultados de las mismas, a los tiempos que manejan, a las respuestas (o falta de) a mis consultas, etc., el resultado es que no me fío de que esta administración esté haciendo todo lo que debe y puede en tiempo y en forma. Desgraciadamente, y me duele reconocerlo porque yo siempre había creído en el respeto de las administraciones hacia mí, igual que el mío hacia ellas, a día de hoy las actuaciones de la Comunidad de Madrid únicamente me inspiran desconfianza.

«El problema no es de unas casas, de unas calles, de unos barrios; el problema, a día de hoy, es de todo un municipio«

Es cierto que fue un acto importante por su parte haber aceptado, a través de una orden de la Consejería de Transportes e Infraestructuras por la que iniciaba de oficio los procedimientos de responsabilidad patrimonial, su única y absoluta responsabilidad sobre los hechos. Eso fue un gran paso adelante. Lo que me parece imposible de defender son sus acciones de los años pasados, tirados a la basura, desperdiciados, sin haber hecho nada útil para atajar ni reducir las actuales consecuencias dramáticas. Se les ha avisado en tantas ocasiones que nos hemos quedados roncos, literalmente, advirtiendo de que el escenario se iba complicando cada vez más. Y no me gustaría ser agorero, pero, me temo, que el problema no es de unas casas, de unas calles, de unos barrios; el problema, a día de hoy, es de todo un municipio. Y no veo, en absoluto, que se esté preparando una solución a la altura del problema.

Rafael Luis Gómez con su libro, ‘Los seres inútiles’ – Fotografía Rafael Luis Gómez

Pregunta: ¿Cómo se vive en la incertidumbre de no saber si volverá o no a su casa?

Respuesta: La verdad es que, a día de hoy, nadie sabe cuál va a ser la respuesta que dará la Comunidad. ¿Va a ofrecer viviendas sustitutorias? ¿Dónde? ¿Cuándo? ¿Va a dar dinero para cubrir su responsabilidad? ¿Cuánto? ¿Cuándo? ¿Cómo puede una familia organizar su futuro de esta manera? Absoluta e increíble incertidumbre a la que nos arrastra la Comunidad de Madrid.

Vecinos de San Fernando de Henares se manifiestan el 11 de abril, día en el que desalojan a 14 familias por las grietas de la Línea 7b de Metro. – Fotografía de Archivo

Ese es el quid de la cuestión, la terrible, continua y desgarradora incertidumbre. Durante los 14 años anteriores, cuando nos acostábamos no sabíamos si, antes de amanecer, íbamos a tener que salir corriendo de nuestra casa, si al día siguiente aparecerían nuestras grietas, si se caería un nuevo trozo de pared, si podríamos abrir la puerta de la calle y salir de nuestro hogar en caso de tener que huir, si íbamos a vivir otro momento de pánico como ya vivimos, si tendríamos que abandonar la vivienda para que entrasen una y otra vez gente extraña para reparar, revisar, inspeccionar o parchear cualquier anomalía como en ocasiones anteriores…

«Esta administración ha sido incapaz de ponerse en nuestra piel, de apoyarnos, de mantenernos informados, de romper esa incertidumbre«

Ahora, estamos fuera y no tenemos ni idea de si volveremos a nuestra casa, en qué condiciones o con qué garantías (en caso de haberlas)… Esta administración ha sido incapaz de ponerse en nuestra piel, de apoyarnos, de mantenernos informados, de romper esa incertidumbre. No sabemos nada más y el tiempo corre, igual que las aguas subterráneas lo siguen haciendo…

Dónde comprar ‘Los seres inútiles’

El libro ‘Los seres inútiles’ ya está disponible en Amazon en formato papel y digital.

Además, puede comprarse también a través de las librerías Ramos y Lara de la localidad sanfernandina.

Como ha señalado su autor, «el precio es asequible, sin ánimo de lucro, porque el objetivo es que se conozca esta terrible situación y todo lo que hemos pasado hasta llegar a estos momentos».

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.