Publicidad

La iniciativa está impulsada por el Máster de Bioética y el Servicio de Voluntariado de la universidad

REGIONAL/ 11 MAYO 2020/ La Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y la ONG Plena Inclusión, especializada en la atención a personas con discapacidad, han lanzado un servicio de asesoramiento médico por videollamada sobre cuestiones relacionadas con la COVID-19 para los usuarios de residencias y pisos tutelados de la organización.

Impulsada por el Máster de Bioética y el Servicio de Voluntariado de la universidad, la iniciativa permitirá a los trabajadores de residencias y pisos tutelados de la ONG recibir una opinión médica sobre “cómo tratar las personas con discapacidad intelectual de manera correcta desde el punto de vista de la salud“.

Publicidad

A partir de este lunes, tres enfermeras, estudiantes del máster, y cinco médicas y un médico R0 -con el MIR aprobado pero en espera de residencia-, darán videoasistencia sanitaria a los profesionales y usuarios que trabajan en las residencias y viviendas tuteladas de Plena Inclusión, según destaca la URJC en una nota.

Los voluntarios darán una opinión médica para resolver dudas, pero no se sustituye al centro de salud, que es quien debe ofrecer el diagnóstico“, insiste el director del Servicio de Voluntariado de la URJC, Miguel Angel Del Río, uno de los impulsores de esta iniciativa solidaria.

Las consultas se solicitarán mediante un formulario de Google y los egresados de la URJC las responderán posteriormente mediante Whatsapp o Skype, de lunes a viernes, en horario de 10.00 a 12.00 y de 17.00 a 19.00 horas.

Publicidad

Cuando las consultas tengan que ver con algún usuario de Plena Inclusión, en la videollamada “es importante que además del profesional de la entidad, esté presente la persona con discapacidad intelectual o de desarrollo y que sea ésta, en la medida de sus posibilidades, quien responda a las cuestiones sobre su estado”.

Proyecto

La iniciativa surgió a raíz de un proyecto del Máster de Bioética con la Fundación Esfera, en invierno pasado, en el que se trataron temas relacionados con salud y discapacidad, aunque ha tomado forma con motivo de la pandemia causada por el coronavirus.

Cuando empezó a extenderse la pandemia nos pusimos en contacto con Plena Inclusión para ver cómo podíamos ayudarles, con el objetivo de dar asistencia tanto a profesionales como a las personas a las que atienden”, ha explicado la diretora del Máster de Bioética, Marta Albert.

Publicidad

Albert añade que “varias enfermeras estudiantes del máster se ofrecieron como voluntarias para participar en la iniciativa” -alguna de ellas, incluso había estado colaborando en IFEMA- y gracias a la acción del Servicio de Voluntariado “se completó el equipo con el resto de voluntarios”.

El grupo de voluntarias y voluntarios ya ha recibido una formación sobre cómo tratar las personas con discapacidad intelectual de manera correcta desde el punto de vista de la salud y está listo para empezar a ofrecer asesoramiento desde este mismo lunes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.