Publicidad

La Comunidad de Madrid ha contabilizado hasta este martes un total de 1.011 casos positivos de viruela símica o viruela del mono, lo que supone 90 contagios más de los comunicados hasta el día precedente.

Asimismo, las pruebas realizadas sobre la presencia de orthopoxvirus (el conjunto de virus responsable de la viruela) han descartado otros 259 casos, según han indicado a Europa Press fuentes de la Consejería de Sanidad.

Publicidad

Durante un acto en el Hospital Infanta Leonor, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha reiterado que la Comunidad reclamará al Ministerio de Sanidad que se avance en la vacunación preexposición del virus, es decir, previa al contacto directo con un infectado.

«Es algo que no hemos entendido del Ministerio», critica el mayor responsable del sistema sanitario madrileño, «desde que saltó la viruela del mono hemos pedido esas vacunas». A día de hoy han llegado 900 inyecciones, de las que fueron administradas prácticamente todas.

Una enfermera sostiene una de las pruebas de análisis para la viruela del mono, en el Hospital Ramón y Cajal (Foto: C.Luján/Ep)

Estrategia de vacunación

Respecto a la estrategia de vacunación, Escudero es crítico con la manera en la que el Ministerio la orienta, ya que se está vacunando a contactos estrechos de personas contagiadas. En este sentido, la Comunidad defiende que se amplíe a población de riesgo, entendida como población con practica de sexo en grupo con desconocidos y múltiples parejas sexuales en el último año.

«Nosotros pedíamos que se administrase antes de la exposición«, ha explicado, «en algunos grupos que tuvieran prácticas sexuales con personas desconocidas». En este sentido, ha recordado que el rastreo de contactos, casi en su totalidad, son desconocidos, lo que hace difícil conocer el alcance de esta enfermedad.

Actualmente, el protocolo de vacunación contra el ‘monkeypox’ contempla la vacunación posexposición para personas con alto riesgo de gravedad o de exposición. En cambio, no se recomienda en estos momentos la vacunación preexposición, aunque podría recomendarse más adelante en función de la evolución del brote y de la disponibilidad de vacunas, según detalló el Ministerio.

La Comunidad detectó los primeros casos de viruela del mono el día 17 de mayo, tras la alerta lanzada por Reino Unido dos días antes con la detección de los primeros casos de viruela del mono. El periodo de incubación (intervalo entre la infección y la aparición de los síntomas) de la viruela símica suele ser de 6 a 16 días, aunque puede variar entre 5 y 21 días.

En base a estos intervalos, el departamento que dirige Enrique Ruiz Escudero considera que se ha llegado al pico de la curva epidemiológica, aunque la Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad continúa con las labores de vigilancia epidemiológica y trata de llegar al ‘paciente cero’ para la localización y control de la transmisión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.