Hace unas semanas, se publicaba un estudio sobre la desigualdad en barrios y municipios de la Comunidad de Madrid y el resultado era contundente: por ejemplo, la diferencia entre Pozuelo de Alarcón y Parla era que la renta per cápita de los parleños y parleñas es prácticamente la cuarta parte.

Ante esta situación tan injusta que ya es conocida desde hace demasiado tiempo, la política debería tomar cartas en el asunto para favorecer la llegada de recursos y garantizar la igualdad; además de dotar de servicios públicos de calidad  a aquellas zonas donde viven las personas que más lo necesitan.

Parece una cosa evidente. Pero ocurre justo lo contrario.

Esta semana, hemos conocido cómo la Comunidad de Madrid quiere cerrar las urgencias del centro de salud de Isabel II en Parla, colapsando así las urgencias del hospital y teniendo que sufrir los vecinos y vecinas hasta 8 horas de espera.

Es cierto que la presidenta ha dicho, viendo el enfado de la gente y las movilizaciones que han surgido, que irá abriendo las urgencias “cuando vaya pudiendo”, pero la experiencia nos dice que simplemente es un intento de apaciguar esa ira de la ciudadanía que ve recortados sus derechos.

La concentración espontánea ante el SUAP de Isabel II, en Parla.

Ya anunció el Partido Popular en la campaña de las autonómicas de 2019 que el centro de salud de Parla Este se empezaba a construir por entonces, incluso vallando la parcela. De eso, absolutamente nada.

También anunció en las elecciones autonómicas de 2021 que el Instituto José Pedro Pérez Llorca estaría terminado al inicio del curso 2022/23: ya han recibido los padres y madres la noticia de que no estará terminado y que sus hijos e hijas cursarán un año más en barracones. 

El resultado es que todos los Institutos públicos de Parla se encuentran colapsados hasta el punto de tener que habilitar aseos como aulas, mermando los derechos y la calidad de la enseñanza en Parla.

La cabecera de una de las últimas movilizaciones por el instituto (Foto: Unidas Podemos)

Ahora resulta que las becas también irán destinadas a las familias con rentas de más de 100.000 euros. De esas familias hay más en Pozuelo que en Parla… ¡esto ya es el colmo!

Ya he hablado en muchas ocasiones de la falta de infraestructuras para el transporte público y también de la falta de inversiones en carreteras de titularidad autonómica. La Comunidad de Madrid no ha invertido en Parla ni un solo euro en sus 41 años de existencia en nuevas infraestructuras. Nunca. Ni para el transporte público ni para el privado.

A esto podríamos sumarle el continuo interés de Telemadrid por destacar constantemente las noticias que desprestigien a esta ciudad y a sus vecinos…

Parece evidente que a la Comunidad de Madrid lo que le interesa es fomentar esa desigualdad, quizás con el afán de tener localizada a la gente más humilde en barrios y municipios muy concretos.

Es decir, la desigualdad como fin de las políticas, estigmatizando a quien haga falta e intentando “guetificar” a parte de la población.

Ramón Jurado es alcalde de Parla y secretario general de la Agrupación Local del PSOE

Participa en la conversación

1 comentario

  1. Estoy de acuerdo contigo Ramón creo que más que nunca hay que hacer una unión y ruido hasta que nos oigan en Sol. Por ello sin esperar hay que plantear la marcha.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.