Centenares de niños de cero a seis años matriculados en las escuelas infantiles de la Comunidad de Madrid atravesaron uno de los peores momentos, climatológicamente hablando, la pasada semana, cuando la ola de calor golpeó a los municipios de Madrid con una mazo de 42 grados centígrados.

Muchos de los alumnos matriculados en estos centros tuvieron que aguantar temperaturas casi extremas con unos medios de climatización ínfimos. De hecho, en una de estas escuelas, ‘Casiopea’, en el barrio de San Isidro en Getafe, los padres alzaron la voz de alarma. Aseguran que, en algunos momentos, los termómetros marcaban los 36-38 grados en las aulas, casi diez puntos por encima de lo establece el Real Decreto que marca las máximas y mínimas en estos centros.

Con temperaturas que rondaban casi los 36 grados en las aulas, con un techo de uralita en algunas zonas que acumula el calor constantemente y eleva el calor, los padres han denunciado la situación de los más pequeños, en zonas sin aire acondicionado y sin ventiladores. La situación ha llegado al extremo de que los padres de esta escuela de Getafe se plantean remitir un escrito con firmas a la consejería de Educación de la Comunidad de Madrid.

«Las escuelas tienen que estar prevenidas ante las olas de calor. Hay que buscar una solución, acondicionar las clases»

Padres de la Escuela Infantil ‘Casiopea’

Uno de los padres de la escuela asegura que llegó a comprobar cómo la temperatura en el interior de las aulas rondaba los 36-38 grados. Imposible hacer nada con este calor. Sin embargo, según otra de las madres, «los niños se mueven y no están quietos», con lo cual la actividad deriva en sudor.

Las familias aseguran que los niños lo han pasado mal, sobre todo, aquellos que padecen alguna patología, como salpullido, lo que hace que la piel se «irrite».

«Estamos de acuerdo con que son momentos puntuales, pero creo que las escuelas tienen que estar prevenidas. Hay que buscar una solución, acondicionar las clases», defiende otra de las mamás. En este punto, los padres aseguran que no esperan que haya aire acondicionado en todas las aulas, pero sí al menos, ventiladores de techo.

«Solo han tenido uno pequeño y que apuntaba al techo», esgrimen para desvelar que, durante la ola de calor, algunos padres llevaron ventiladores por su cuenta, un escenario que, sin embargo, podría generar problemas adicionales en caso de incidente.

Por ello, los padres piden que, como medida generalista, se instalen los ventiladores de grandes aspas en los techos . «El problema -argumentan- es que la Dirección dice que no se pueden taladrar los techos o paredes». De esta manera, la opción más sencilla y efectiva queda descartada.

En Casiopea, los padres han pedido colocar ventiladores de aspas en el techo, opción que ha quedado descartada: «No se pueden taladrar los techos o paredes»

«A las 9:00 horas hay una temperatura ahí insoportable», dice otro de los padres en conversación con esta publicación. Toda esta situación deriva en que los niños permanecen casi desnudos, en pañales prácticamente, para evitar el calor. Los niños, además, tienen que ser trasladados en algunos casos a otras habitaciones para dormir, allí donde hace más fresco. «¿Pero qué es eso: los niños tienen que dormir en su clase», esboza una madre.

«Ahora hay ola de calor, pero los niños están hasta julio, y en julio las temperaturas son elevadas también», se lamenta una tercera madre.

De esta manera, uno de los padres, David, asevera que las familias prevén movilizarse e iniciar una recogida de «firmas porque la situación puede ser bastante grave». «Este mes de julio hay también colegio y están los límites bastante altos», subraya.

Padres de la escuela infantil ‘Casiopea’, a la sombra, durante la ola de calor (Foto: D.G.C.)

Normativa

El Real Decreto 486/1997 -normativa que fija las condiciones de seguridad y salud en los lugares de trabajo- regula que la temperatura en las aulas debe situarse entre los 17 y los 27 grados durante todo el curso escolar. Con el termómetro por encima de 30 grados, los propios directores de algunas escuelas suelen llamar a los padres para que acudan a recoger a los pequeños.

«La temperatura de los locales donde se realicen trabajos sedentarios propios de oficinas o similares estará comprendida entre 17 y 27 ºC», esgrime la normativa.

En el caso de Getafe, no han telefoneado a los padres para recoger a los pequeños, pero les han recomendado que vayan a buscarles a las 13:00 horas, en lugar de las 16:00 horas. «¿Y qué hacemos los papás que no podemos porque estamos trabajando?», lanza al aire una de las madres. Tras ello, se encoge de hombros.

«Desaconsejado» el aire acondicionado en las aulas

Por su parte, fuentes de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid han explicado a Noticias para Municipios que, en las escuelas infantiles, están «desaconsejados» los sistemas de aire acondicionado debido a las posibles afecciones que estos sistemas podrían tener sobre los pequeños.

En este punto, han admitido que sí se recomienda la incorporación de otros métodos de climatización menos agresivos, como la instalación de ventiladores, pérgolas o toldos en los exteriores para rebajar unos grados la temperatura.

Precisamente, los padres de ‘Casiopea’ han asegurado que han sido ellos mismos los que han tenido que llevar al centro ventiladores para poder hacer más relajada la estancia de los menores.

La fachada de ‘Casiopea’, bajo el sol (Foto: D.G.C.)

‘Calor’ en la Asamblea

Mientras, el tema de la ola de calor en los centros educativos llegó al último Pleno de la Asamblea de Madrid con polémica, a raíz de que Más Madrid solicitase medidas ante el cambio climático. Así, la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, defendió que la Comunidad ha destinado unos 5 millones de euros en mejorar el aislamiento y climatización de los colegios de la región.

En clave local, las altas temperaturas llegarán al Pleno municipal de Getafe de esta semana. De esta manera, Más Madrid Compromiso con Getafe pedirá una adaptación de los centros educativos para estos picos de calor.

La Comunidad de Madrid asegura que el aire acondiciona en las aulas está desaconsejado y que se están llevando labores de climatización en colegios de la región

En este sentido, la formación que dirige Jesús Pérez ha propuesto como primera medida «crear entornos naturales en los patios de los centros, con plantaciones amplias de arbolado, huertos y otra vegetación, de forma que contribuya a bajar la temperatura en época estival».

Además, reclamará la construcción de «zonas de sombras a través de porches y espacios abiertos techados que permita refugiarse tanto del sol como de la lluvia y que permita realizar actividades fuera del aula».

Además, exige a la Comunidad de Madrid que establezca planes de flexibilización de las actividades lectivas en periodos de olas de calor, así como que «amplíe contundentemente el presupuesto que dedica a la adecuación térmica de los centros educativos, con soluciones innovadoras para combatir tanto el frío como el calor».

La escuela infantil ‘Casiopea’ (Foto: D.G.C.)

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.