Publicidad

Los técnicos llevarán a cabo una «demolición parcial» del edificio afectado por la explosión el pasado viernes, ubicado en la calle General Pardiñas número 35, se realizará especialmente a la parte alta del inmueble.

«Hemos tenido una reunión los servicios técnicos con todos los vecinos informándoles. El edificio está muy dañado desde el punto de vista estructural. Se va a ordenar una ruina parcial del inmueble«, ha informado a los periodistas el delegado de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, Mariano Fuentes.

Los trabajos se centrarán en el último forjado, la zona del torreón, los áticos, la línea de la caja de escalera y en el frente de la parte colindante con Ayala 78. Un puesto de control informará a los vecinos de los trabajos y el estado de sus viviendas.

«En función de cómo vayan avanzando, se irá revisando el estado del resto de la estructura«, ha indicado Fuentes. Los vecinos no van a poder entrar a sus viviendas porque existe «riesgo de derrumbe», aunque sí podrán recoger sus enseres y pertenencias que se puedan recuperar en este puesto informativo.

Los profesionales del Ayuntamiento de Madrid irán recogiendo vivienda a vivienda los enseres personales que se puedan recuperar y depositándolos en este puesto, ya que ha expresado que es uno de los asuntos que «más preocupa» a los vecinos.

Sobre los tiempos, ha precisado que se va a empezar a trabajar «de forma inmediata» cuando finalicen los trabajos de la Policía Científica, que prevén que acaben este mismo lunes.

Edificio afectado por la explosión en la calle General Pardiñas de Madrid.

¿Cómo será la demolición?

En esta línea, Fuentes ha trasladado que la demolición se tiene que realizar de forma controlada desde arriba, de forma similar a como se hizo en la calle Toledo, porque no se puede acceder al edificio por lo «afectado estructuralmente que se encuentra».

Esto conlleva, según ha explicado, unos tiempos más largos, aunque ha afirmado que se va a intentar «agilizar al máximo».

Sin embargo, ha subrayado que todo este fin de semana se ha estado trabajando para garantizar la seguridad de todos los vecinos, que han podido volver a sus viviendas con «la máxima seguridad posible». Aunque 18 familias de viviendas colindantes siguen desalojadas.

Fuentes ha explicado que hay vecinos de 12 viviendas de General Pardiñas 33 que no pueden volver de momento a sus viviendas, «muy afectadas por el escombro» y que además pueden tener todavía cierto riesgo por las obras de demolición parcial del edificio afectado.

En la calle Ayala número 78 son un total de seis viviendas las colindantes con el inmueble afectado, a las que todavía no pueden entrar porque está «afectada» la estructura.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.