Publicidad

La Fiscalía del Tribunal Constitucional ha solicitado a la Sala Primera que reconsidere la decisión de inadmisión del recurso de amparo interpuesto contra el portavoz de Vox en el Ayuntamiento de Madrid y diputado Javier Ortega Smith por las declaraciones que hizo en octubre de 2019 al llamar «torturadoras» y «asesinas» a las Trece Rosas.

En un escrito de la Sala Primera, el fiscal interesa que se deje sin efecto la providencia en la que se inadmitió el recurso de amparo interpuesto por la Asociación Trece Rosas Asturias. Dicha providencia inadmitió el recurso por no haberse concluido el proceso abierto en vía judicial.

Publicidad

El amparo se solicitó después de que el Tribunal Supremo acordara inadmitir la querella contra el diputado de Vox al considerar que las declaraciones no eran constitutivas de un delito de incitación al odio, calumnias e injurias graves.

La Asociación Trece Rosas Asturias y familiares de una de ellas se querellaron contra Smith al afirmar en un programa de televisión que durante la Guerra Civil hubo crímenes de ambos bandos y que las jóvenes republicanas, fusiladas en 1939, «torturaban, asesinaban y violaban vilmente» en las ‘checas’ de Madrid.

Recuerdo a las ‘Trece Rosas’.

Colectivo y acusación solicitaron que se citara a los implicados y a los testigos en un juicio verbal para declarar y después dictar sentencia por calumnias. La segunda, pide que el diputado se retracte de las expresiones objeto de la querella y se le inhabilite para empleo o cargo público. Además, pediría una indemnización por importe de 10.000 euros, que serán donados a un colectivo relacionado con la memoria histórica.

Publicidad

FÍSCALIA A FAVOR DE INVESTIGAR LA QUERELLA

La Fiscalía informó el pasado mes de julio a favor de que se abriera una investigación a Ortega Smith en el Tribunal Supremo, ante el que se encuentra aforado por su condición de diputado en el Congreso, por un delito de odio por estas palabras.

En su escrito, señaló que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) recuerda en su sentencia de 6 de julio de 2006 que es de vital importancia que los políticos, en sus discursos públicos, eviten difundir palabras susceptibles de fomentar la intolerancia, generando un sentimiento lesivo para la dignidad de los aludidos y un riesgo para los derechos de terceros y el sistema de libertades.

Publicidad

El Supremo por su parte ya dictó que para poder sancionar la conducta es necesario que la difusión de ideas implique una incitación o una provocación al odio a determinados grupos por motivos racistas, antisemitas o ideológicos, «de manera que represente un peligro cierto de generar un clima de violencia y hostilidad que puede concretarse en actos específicos de violencia, odio o discriminación contra aquellos grupos o sus integrantes como tales».

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.