El Gobierno de Coslada ha comenzado a regular, desde este miércoles, el aire acondicionado en los edificios públicos a 27 grados y a restringir la iluminación de los edificios municipales hasta las diez de la noche, con el fin de ahorrar y alcanzar la eficiencia energética, según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado.

Publicidad

Así, como marca el Real Decreto aprobado por el Consejo de Ministros para hacer frente a la crisis energética y los elevados precios de la luz, se van a aplicar las medidas en «todas las sedes municipales», como ha afirmado la alcaldesa en funciones de Coslada, Macarena Orosa, quien ha detallado que los centros municipales «se apagan a las diez».

Publicidad

Además, el Consistorio ha pedido al conjunto de la plantilla municipal que «contribuya» al «buen desarrollo» cerrando las puertas y ventanas o apagando las luces cuando no se está en el lugar de trabajo.

Centro de Servicios Sociales. Foto: Ayto de Coslada.

Orosa, en la misma línea, ha recordado que el ahorro energético ha sido «una preocupación constante» de su equipo de Gobierno: «Hemos acometido una importante inversión en la sustitución de prácticamente todas las luminarias de alumbrado público por led de bajo consumo«. Ha enfatizado que «gran parte» de esa energía proviene de energías renovables, contribuyendo a un aire más limpio.

«Teníamos un proyecto que hemos ido desarrollando durante el año pasado», ha subrayado la alcaldesa, con el que se ha conseguido un ahorro energético. Actualmente, llevan «esta semana trabajando» con distintos departamentos que se ven afectados por la estrategia aprobada para que se cumpla la temperatura de 25 o 27 grados y las luces apagadas a las 22 horas.

«Nos hemos adelantado un poco», ha reconocido, ya que el Gobierno municipal ha decidido apagar las luces el día antes de que se aplicase el decreto. Al mismo tiempo, la regidora ha pedido responsabilidad y que «se cierren bien las ventanas» para que sea eficaz esta estrategia.

Estaciones de tren, autobuses y aeropuertos limitarán su temperatura a 27 grados

Las estaciones de trenes y de autobuses, así como los aeropuertos, comenzarán este miércoles a adaptar sus termostatos y controles de iluminación a las nueva norma aprobada por el Gobierno, para reducir el consumo de energía y cumplir con los compromisos europeos derivados del conflicto en Ucrania.

En concreto, limitarán la temperatura de sus edificios a un mínimo de 27 grados durante el verano y a un máximo de 19 grados en invierno, al mismo tiempo que apagarán el alumbrado de los escaparates a partir de las 22.00 horas en los locales desocupados, según marca el decreto aprobado por el Gobierno.

Publicidad

No obstante, el interior de los trenes y de los autobuses quedará exento del cumplimiento del requisito de temperatura, al igual que los centros sanitarios y hospitalarios, de formación (colegios, universidades o guarderías), peluquerías, lavanderías o gimnasios.

Alejandra Perez Navarro

Periodista en construcción, apasionada de la Historia Antigua y sus civilizaciones posee un blog propio donde escribe sobre ello. El ámbito periodístico que más ha trabajado ha sido la comunicación...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.