Publicidad

La ciudad de Madrid cuenta con 361 centros educativos susceptibles de tener amianto en sus instalaciones, una cifra que se reduce a 244 en los municipios de la zona Sur y a 171 en el Corredor del Henares.

Fuenlabrada, Móstoles y Vallecas acogen el mayor número de colegios con amianto

Publicidad

Un estudio de CCOO Madrid establece que el 74% de los centros educativos de la Comunidad de Madrid podrían tener amianto, lo que supone un total de 925 centros, con 22.408 profesores y más de 220.000 alumnos afectados en la región.

La mayor parte de estos centros se sitúan en los municipios de Fuenlabrada, Móstoles y Alcorcón, así como los distritos de Puente de Vallecas, Latina y Carabanchel.

El porcentaje de centros afectados sube a un 88% si se atiende a la capital. En su estudio, el sindicato ha teniendo en cuenta los Centros de Educación de Infantil y Primaria (CEIP), los Institutos de Educación Secundaria (IES), los Centros de Educación de Personas Adultas (CEPA), los Equipos de Orientación Educativa y Psicopedagógica (EOEP) y las Unidades de Formación e Inserción Laboral (UFIL).

En su exposición, la secretaria general de Enseñanza de CC.OO. Madrid, Isabel Galvín, ha defendido que el informe se ha realizado con «un trabajo muy exhaustivo» y ha subrayado que hay más de 250.000 personas en total expuestas al amianto en la región, además de incidir en el escaso número de centros en los que se ha retirado el amianto.

Por su parte, la técnica laboral ha destacado la «invisibilidad» que hay acerca del amianto ya que «no se sabe la dimensión que puede tener este asunto». «La realidad es que tenemos que convivir con el amianto en el día a día (…) lo que falla es el conocimiento y la identificación. El amianto se prohibió en el año 2022», ha apuntado.

Así, ha trasladado que hay que controlarlo y eliminarlo como residuo peligroso. «El amianto mata y tiene unos efectos perniciosos para el que lo inhala», ha señalado, a lo que ha apostillado que tiene un periodo de latencia muy elevado y a él se asocian diferentes enfermedades y cánceres laborales.

A ello, ha añadido que se estima que en España hay 2,6 millones de toneladas de amianto que terminarán degradándose y creando «nubes invisibles de amianto», también encima de los centros educativos. «Estamos inmersos en una pandemia», ha asegurado y ha defendido que trata de un problema de salud laboral, pública y ambiental.

Vertidos de uralita en una nave abandonada en un camino de Alcorcón/ Ecologistas en Acción

Alcalá y Torrejón

En su informe, que desgrana los centros educativos por área territorial, destacan la presencia de multitud de ellos en la capital y en el sur de la región, aunque también se expone la presencia de este material en los centros ubicados en el este.

En concreto, más del 70% de los IES en este zona podrían estar afectados por amianto. En concreto, los centros de Alcalá de Henares y Torrejón de Ardoz se encuentran a la cabeza con 42 y 27 que podrían contener este material. Les sigue Coslada con 18.

En la Dirección de Área Territorial (DAT) Norte la mayoría de centros afectados son CEIP, con un 77%, y se encuentran en San Sebastián de los Reyes, Alcobendas, Tres Cantos o Colmenar Viejo. Si bien, Gutiérrez ha recordado que este estudio se centra en los centros públicos no universitarios.

En la DAT Oeste las localidades más afectadas son Collado Villalba, Majadahonda y Las Rozas.

Cien años sin desamiantar

En este contexto, la técnica laboral de CC.OO. Madrid ha subrayado que si la Comunidad de Madrid no aborda «con premura» la retirada de este material perjudicial se pueden tardar «100 años en desamiantar» los centros afectados.

Desde CC.OO. consideran que la retirada del amianto es «una prioridad absoluta» y que las causas del cáncer laboral son «evitables». Según sus datos, hoy en día el número de fallecidos derivados del amianto podría alcanzar las 130.000 personas.

Por su parte, Galvín ha puesto el foco en la importancia de conseguir «consenso entre las administraciones» a la hora de llevar a cabo esta tarea y «consenso político». Sin embargo, ha cargado contra la «lentitud» con la que se está llevando a cabo, ya que solo se ha retirado el amianto del 3,5% de los centros educativos.

«Tenemos un problema muy grave del Gobierno de (Isabel Díaz) Ayuso en cuanto al silencio y la ocultación en materia de amianto», ha valorado. Además, ha añadido que es «contradictorio» con la política que suele mantener de «polemizar todos los temas».

También, ha destacado que hay dinero de los fondos europeos que se podrían invertir en esta tarea, aunque ha criticado que el Gobierno «excluya» a los sindicatos del sistema democrático y evite el diálogo social.

Galvín considera que no se puede hablar de la cultura del esfuerzo o de la supuesta libertad en la educación cuando no hay libertad para estar expuestos o no al amianto. «Estamos obligados porque el Gobierno ha decidido hacer dejación de funciones», ha expresado.

Propuestas

Por último, la secretaria de Salud Laboral de CC.OO. Madrid, Ana Belén Casado, ha expuesto una serie de propuestas para intentar mejorar esta situación, entre las que se encuentra instar al Gobierno de la Comunidad a llevar a cabo la «necesaria erradicación» del amianto, dotándolo de la financiación necesaria para su eliminación.

También, ha pedido que se lleve a cabo «en el menor tiempo posible» con un plan especial de retirada de amianto en los centros educativos, además de programas para detectar la existencia de este material, así como campañas informativas y formativas sobre los docentes, alumnos y población en general.

Desde CC.OO. exigen que se cumpla con la Ley de Residuos y Suelos contaminados que contempla la creación de censos de amianto por parte de los ayuntamientos, con una retirada del material antes del 1 de enero de 2023.

Por su lado, el consejero de Educación y portavoz del Gobierno regional, Enrique Ossorio, ha señalado que el informe de CCOO se limita a construcciones anteriores a 2002, cuando el amianto no estaba prohibido en la construcción. «Pues claro: se utilizó hasta el años 2002, y en nuestras casas probablemente haya y en nuestros coches», ha señalado.

Tras ello, ha especificado que la Comunidad destinará este año 1,8 millones para reiterar cubiertas en 7 centros educativos de Madrid capital. Además, ha apuntado a las 33 actuaciones desde 2017, para seguir el consejo de la UE de que en 2028 «se haya erradicado el amiento en un centros educativos».

Ossorio ha recordado que, bien usado en la construcción, el amianto «no tiene por qué provocar daños si no se manipula». No obstante, ha señalado que el Ejecutivo regional está «muy pendiente de los director para actuar si se detecta cualquier problema».

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.