El drama de los refugiados sigue dejando huella en el país. El año 2022 ha sido un año marcado por la llegada de miles de familias refugiadas ucranianas a España tras el estallido de la guerra por la invasión por parte de Rusia.

De hecho, la ONG Accem calcula que más de 24.000 las personas ucranianas han sido atendidas solo en el primer semestre del pasado año «en un esfuerzo sin precedentes». Y una de las salidas para ayudar a los refugiados es apelar a la solidaridad ciudadana mediante la puesta en marcha de un crowdfunding en el que recibir donaciones puntuales.

Accem ha atendido un 146% más de personas refugiadas en el último año, lo que supone una cifra récord en sus 30 años de trayectoria. Además, calcula que unos 3.140 refugiados procedentes de Ucrania, mayoritariamente madres con sus hijos e hijas, pasarán estas fechas en pisos de acogida y dispositivos que la ONG posee en toda España, lejos de su hogar, de su familia y de sus amistades.

Mientras, sobre el 2022 que acaba de terminar, la Comisión Española de Atención al Refugiado (CEAR) recuerda que la guerra de Ucrania provocó el mayor desplazamiento forzado en Europa desde la II Guerra Mundial, aunque millones de personas encontraron refugio rápidamente gracias a la activación por primera vez en la historia de la Directiva de Protección Temporal por parte de la Unión Europea.

Además, España puso en marcha Centros de Recepción, Atención y Derivación (CREADE) en Málaga, Alicante, Barcelona y Madrid para que las personas que huían de este conflicto puedan registrar de forma ágil sus solicitudes de protección temporal y se les pueda dar respuesta en 24 horas y garantizar sus derechos mientras continúe el conflicto.

Varias mochilas de refugiados ucranianos en Valencia (Foto: Ep)

Ampliación de los CREADE

Según CEAR, este modelo «debería ampliarse y extenderse a todas las personas» que llegan al país solicitando protección internacional ya que, a su juicio, permitiría un proceso de registro y acceso al sistema a través de estas «ventanillas únicas del asilo» para su posterior formalización, estudio y canalización por las vías habituales.

En cualquier caso, lamentan que la respuesta a las personas que tienen que huir de países africanos sigue siendo la misma: externalización de fronteras y violencia contra quienes intentan obtener protección en un país seguro.

A principios de 2022, CEAR destacó en su informe ‘Más que cifras’ que España había resuelto favorablemente 1 de cada 10 solicitudes de asilo el año anterior por lo que celebró «esta leve mejoría» experimentada en cuanto a reconocimiento de protección internacional, aunque lamentó que España se encuentre aún alejado de la media europea del 35%.

En el lado positivo de la balanza, destacan la aprobación de la primera Ley por la Igualdad de Trato que llevaban reivindicando las organizaciones sociales desde 2010, o la reforma del Reglamento de Extranjería, que califican de insuficiente aunque afirman que supone un hito para seguir garantizando derechos.

Además, más de 800 colectivos, entre ellos CEAR, han logrado reunir 700.000 firmas ciudadanas para tramitar una Iniciativa Legislativa Popular en el Congreso de los Diputados gracias a la campaña ‘Esenciales’ persigue la regularización del medio millón de personas migrantes que, según algunos estudios, viven en España de forma irregular realizando trabajos esenciales, pero sin acceso a derechos fundamentales como alquilar un piso, firmar un contrato o tener una tarjeta sanitaria. La aprobación de esta propuesta se tendrá que debatir en la Cámara Baja durante los próximos seis meses.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.