Publicidad

El Gobierno aprobará este lunes un paquete de medidas urgentes para la eficiencia y el ahorro energético, según anunció en rueda de prensa este viernes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

En concreto, este paquete, que se presentará el lunes en Consejo de Ministros, ha sido ya debatido entre los ministerios implicados, liderados por el de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, «con el sector privado y los grupos parlamentarios», añadió Sánchez.

Publicidad

«Ahorrar energía es una tarea de todos y es prioritario», dijo el presidente del Gobierno, destacando que reducir la factura energética contribuye «a reducir la dependencia del agresor, Putin, y a doblegar la curva de la inflación».

Por otra parte, Sánchez anunció también que España llevará a Bruselas el próximo mes de septiembre las propuestas para reformar el mercado eléctrico para desacoplar el precio del gas y una nueva intervención del mercado energético para poner un límite al precio de las emisiones de CO2.

El presidente del Gobierno aseguró que estas dos medidas «van a ayudar a doblegar la curva de la inflación y van a ayudar a España, a sus empresas e industrias, pero también a Europa».

Sánchez recordó que España es un país «solidario», como se demostró en la reunión de los ministros de Energía de esta semana en Bruselas para abordar las posibles limitaciones en el consumo de gas para este invierno, pero subrayó que el Gobierno va a hacer lo necesario para «proteger a las familias, a las empresas y la senda de crecimiento económico en la que vamos avanzando».

Impuestos a la banca

Preguntado por los impuestos a la banca y a las energéticas, el presidente del Gobierno ha señalado: «Si protestan, es porque lo estamos haciendo bien»

El Gobierno ha propuesto gravar temporalmente con un tipo del 4,8% los intereses y las comisiones netas de las entidades financieras con ingresos superiores a los 800 millones de euros, y con un tipo del 1,2% las ventas totales de las energéticas que facturen más de 1.000 millones de euros al año, así como una sanción para aquellas compañías que trasladen el impuesto a los usuarios.

Así se recoge en las proposiciones de ley que el Ejecutivo ha presentado este jueves en el Congreso, dando inicio a la tramitación parlamentaria de los nuevos impuestos, temporales y extraordinarios, para las grandes entidades financieras y las grandes empresas energéticas, tanto eléctricas como gasistas y petroleras.

El nuevo gravamen al sector energético estará en vigor durante 2023 y 2024 y buscará recaudar 2.000 millones de euros al año de los beneficios extraordinarios de estas empresas en 2022 y 2023.

De su lado, el impuesto «excepcional y temporal» dirigido a «las grandes entidades financieras que ya han empezado a beneficiarse de la subida de tipos de interés», según ha argumentado el Gobierno, tendrá una duración de dos años, sobre los ejercicios 2022 y 2023, y buscará recaudar 1.500 millones cada año.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.