Se acercan dos fechas señaladas en el calendario navideño, la Nochevieja con sus famosas uvas al son de las campanadas y las Cabalgata de Reyes, dónde el lanzamiento de caramelos para los más pequeños es una escena habitual. Pero, ¿por qué tanto uvas como caramelos pueden suponer un peligro?

Riesgo de atragantamiento

La Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC) recuerda que los niños menores de cinco años no deben comer las uvas en Nochevieja por el riesgo de atragantamiento o asfixia; y tampoco esta fruta debe sustituirse por la ingesta de frutos secos o lacasitos al son de las campanadas de Fin de Año.

Uvas, habituales en las campanadas de Nochevieja

Las uvas, por su tamaño y su piel resbaladiza y el jugo de su interior, pueden propiciar que se traguen sin masticar y generen un taponamiento de las vías aéreas, impidiendo al niño respirar, señalan desde la SEORL-CCC. Por ello, los otorrinolaringólogos recomiendan que no las ingieran menores de cinco años, y cuando se les ofrezcan a los niños mayores sean sin piel, pepitas y partidas en trozos de forma longitudinal.

Por otra parte, se recomienda no dar frutos secos ni lacasitos a estos menores, ya que los fragmentos duros que se desprenden al morderlos pueden obstruir las vías respiratorias. Recuerdan que los frutos secos deben ofrecerse molidos a menores de cinco años.

Además, es conveniente que los adultos tengan unas nociones básicas de primeros auxilios para conocer qué hacer si se produce un atragantamiento. En caso de accidente, también es recomendable acudir de forma inmediata a un servicio de urgencias para que un especialista en otorrinolaringología pueda valorarlo.

¿Y qué pasa con los caramelos?

Después de varios años en los que -en algunas Cabalgatas- no se repartieron caramelos para conseguir la distancia necesaria por la pandemia del Covid, vuelven de nuevo las Cabalgatas multitudinarias con el consiguiente lanzamiento de caramelos, un momento único para los más pequeños.

¿Y qué dicen los expertos sobre estos caramelos? La conocida pediatra Lucía Galán (Lucía, mi pediatra), ha pedido a través de sus redes sociales a los Ayuntamientos que no regalen caramelos en las Cabalgatas de Reyes.

En este sentido, la conocida pediatra ha señalado que los caramelos, junto a los frutos secos, suponen «una de las principales causas de atragantamiento en niños«. Unos accidentes que, como insiste, «en ocasiones son muy graves y ponen en peligro la vida de los niños y niñas» y que son «100% prevenibles si no se ofrecen caramelos».

«Se pueden lanzar infinidad de cosas -ha insistido Galán- que no pongan en riesgo la vida de los niños». En este sentido, la pediatra ha lanzado su agradecimiento al Ayuntamiento de Lozoyuela-Navas-Sieteiglesias y su alcalde D. Francisco Díaz Rodriguez por «tener en consideración la petición de no lanzar caramelos en la Cabalgata de los Reyes Magos y sustituirlo por opciones que no pongan en peligro la salud de los niños y niñas», ha explicado.

Asimismo, Lucía Galán ha puesto de manifiesto otros alimentos «prohibidos» para niños menores de 5 años como son los frutos secos. En este sentido Galán señala que «hay que tener cuidado con ellos tanto enteros como en trocitos». Igualmente señala las uvas como uno de estos alimentos peligrosos por los consabidos atragantamientos, así como las aceitunas y las palomitas que «corren el riesgo de acabar alojados en la tráquea».

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.