Publicidad

Para limpiar superficies en el entorno doméstico se puede utilizar cualquier producto de limpieza

NACIONAL/ 15 MAYO 2020/ En los últimos meses han aumentado notablemente las intoxicaciones por mezclar productos de limpieza en los hogares con el objetivo lícito de librarnos de cualquier atisbo del coronavirus en nuestro propio hogar. Si bien hay que hacerlo con cuidado y evitando esas mezclas peligrosas.

Tal y como advierte la química Deborah García Bello, “la más peligrosa, sin duda es la de lejía y amoniaco, ya que al mezclarlas se crea la cloramina, una sustancia que crea asfixia, y es tóxica y corrosiva. El problema que cuando esto se une, huele a limpio, como a piscina, y nos da la sensación a la inversa. Pero hay que prestarle atención porque si huele muy fuerte a piscina es que se están formando cloraminas, y es sinónimo de peligro. Nada más mezclarlos se pone efervescente y no tiene poder desinfectante”.

Publicidad

Asimismo, subraya que la lejía, si se emplea bien, no tiene por qué ser peligrosa y, representa una buena herramienta para desinfectar la casa estos días. De hecho, remarca que la lejía es la misma sustancia que se emplea para potabilizar el agua a nivel medioambiental.

Además, resalta que no se pueden mezclar la lejía con el vinagre, puesto que se pueden formar también gases tóxicos y perjudiciales para la salud. Además, avisa de que la lejía y el vinagre se neutralizan entre sí y pierden ambos su poder limpiador.

Igualmente, se encontraría la mezcla de lejía con alcohol, una combinación que pueden generar también gases tóxicos y que es perjudicial para la piel, los ojos, los riñones y el hígado.

Publicidad

Nunca agua oxigenada y vinagre

Otra de las mezclas más peligrosas que se pueden hacer entre productos de limpieza, según apunta, es la de peróxido de hidrógeno con ácido acético, es decir, de agua oxigenada con vinagre u oxígeno activo con vinagre.

“Estas sustancias reaccionan químicamente produciendo ácido peracético, también conocido como ácido peroxiacético, un compuesto orgánico incoloro con un olor ocre característico que recuerda al vinagre. Puede ser altamente corrosivo e irritante. Es un fuerte agente oxidante”, remarca.

De hecho, avisa de que la exposición al ácido peracético puede causar irritación en la piel, en los ojos, y en el sistema respiratorio, y una exposición severa o a largo plazo puede causar daño permanente en los pulmones. “Hay constancia de casos de asma ocupacional causados por inhalación de peracético”, puntualiza.

Publicidad

Cualquier producto de limpieza puede servir

Además, la divulgadora científica explica que para limpiar superficies en el entorno doméstico se puede utilizar cualquier producto de limpieza, , ya que todos contienen cierto porcentaje de tensioactivos, además de lejía, alcoholes y oxidantes.

No hace falta utilizar lejía de alta concentración. El lavavajillas, el friegasuelos o los productos de limpieza que requieren aclarado son eficaces. Todos aquellos en cuya etiqueta ponga que contienen tensioactivos serán efectivos contra el coronavirus, porque son capaces de solubilizarlo”, remarca, al tiempo que subraya que, afortunadamente, “eso incluye a la práctica totalidad de los productos de limpieza”.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.