El servicio de bicicletas del Ayuntamiento de Madrid, Bicimad, da «el salto al futuro» con la renovación de sus bicicletas, cerca de 7.000 repartidas por los 21 distritos. Las nuevas bicicletas incorporarán GPS, pantalla para conocer el estado de la batería, nuevo anclaje que evitará el vandalismo así como ruedas antipinchazos.

Este nuevo enfoque para las Bicimad ha sido presentado esta mañana en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles por el alcalde, José Luis Martínez-Almeida, acompañado por el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, así como diversos concejales del Gobierno municipal.

Esta renovación que incorpora «ventajas relevantes» se ha llevado a cabo con un presupuesto de 50 millones de euros, y este nuevo modelo permitirá pasar de 2.850 unidades a prácticamente 7.000 bicicletas.

La nueva bicicleta eléctrica de Bicimad llegará a los 21 distritos (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

La app se va a actualizar de nuevo a las especificaciones, «porque hay novedades importantes» ya que este nuevo modelo, E-FIT, fabricado en aluminio reciclado, presenta un diseño «más manejable, ergonómico y robusto que mejora la experiencia del usuario».

El primer edil ha precisado que estas nuevas bicicletas estarán disponibles «en la primera semana de marzo«, donde se estará en condiciones «de ofrecer 100 nuevas estaciones… y así hasta el mes de junio donde se culminará el proceso».

La nueva bicicleta eléctrica de Bicimad llegará a los 21 distritos (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

Se comenzará la instalación principalmente en los distritos fuera de la M-30 «y a partir de ahí se llevará a cabo la sustitución paulatina de las existentes».

70 kilómetros de autonomía

Con un motor de 250W en posición central, junto a la presencia de un sistema de cambios con tres marchas, proporcionan una asistencia progresiva y libre de entradas bruscas; el display LCD permite conocer la velocidad y el estado de la batería; la batería, integrada en el cuadro de la bicicleta para mayor seguridad, ofrece hasta 70 kilómetros de autonomía.

Los nuevos frenos son de tambor evolucionado (tipo rollerbrake) e incorporan una señal luminosa que se activa en el proceso de frenado para mayor seguridad en la circulación. Por su parte, la cesta es más resistente, tiene un hueco específico para un bolso de mano y el sillín, cómodamente regulable en altura, presenta un diseño antivandálico.

Almeida presenta la tecnología de un sistema que alcanzará toda la ciudad con 611 estaciones y 7.500 bicicletas (Foto: Ayuntamiento)

Las bicicletas incorporan novedades como el sistema antipinchazo en los neumáticos, el mecanismo antirrobo integrado en el chasis o la integración del cableado en el chasis, lo que asegura la robustez y la protege contra el vandalismo.

El mantenimiento también supone un avance, ya que las bicicletas ancladas a la estación se monitorizan permanentemente y la información de su estado es analizada por una herramienta de diagnóstico.

Como novedad para el usuario, puede informar sobre la necesidad de revisión de una bicicleta mediante un botón físico situado en cada uno de los anclajes de las estaciones.

Renovación de las estaciones de Bicimad

En cuanto a las estaciones, en los próximos meses se multiplicará por 2,5 el número actual que asciende a 264, ya que entrarán en funcionamiento las 611 nuevas estaciones. Estas nuevas bases presentan un diseño innovador y «no necesitan fijarse al suelo, es decir, se mantienen en posición por su propio peso por lo que no necesitan obras para su instalación más allá de las propias de la provisión de energía».

La nueva bicicleta eléctrica de Bicimad llegará a los 21 distritos (Foto: Ayuntamiento de Madrid)

Además, al estar compuestas por módulos, se pueden agregar o quitar puntos de anclaje a una estación para adaptarla a necesidades nuevas o temporales. Los distintos elementos que componen la estación están diseñados específicamente para hacer frente el vandalismo, la corrosión, la exposición a la intemperie y el paso del tiempo.

El tótem y los anclajes no tienen ningún hardware expuesto para evitar robos y la mayoría de los componentes de la carcasa del anclaje están elaborados con una fundición de aluminio con recubrimiento de pintura en polvo y acero inoxidable. El tótem, para combatir estos elementos, está compuesto por láminas de acero de alta resistencia.

Las nuevas estaciones disponen de un sistema de respaldo que permite que, en caso de problemas con el suministro eléctrico, pueda seguir aceptando alquileres y devoluciones de bicicletas, así como comunicando con los servidores centrales. La retirada y devolución de las bicicletas en la estación, fácil e intuitiva, viene indicada a través del sonido y de tres luces led (de colores rojo, amarillo y verde) que indican el estado de las mismas en la estación.

Olga Martín

Periodista especializada en el ámbito digital. Cuenta con más de 15 años de trayectoria profesional como redactora en diferentes periódicos, agencias de noticias y cadenas radiofónicas, aunque en...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.