Publicidad

Borja Garcés tiró de orgullo y empató en el minuto 87

FUENLABRADA / 23 FEBRERO 2021 / El CF Fuenlabrada acabó rescatando anoche un punto ante el Real Oviedo gracias al estreno goleador en Liga de Borja Garcés en el minuto 87. Fue una demostración de fe cuando peor se pusieron las cosas, en un partido en el que fue difícil exhibir virtudes ante el planteamiento rival.

Lo buscó de inicio el equipo asturiano, que se topó con la firmeza defensiva de Iribas en sus primeras llegadas. En ataque se buscaban con buenos movimientos Randy Nteka y Kanté. Dejaban el primer aviso a los nueve minutos con el pase peinado de Nteka y el testarazo de Kanté para probar a Joan Femenías que regresaba al Torres que fue su casa.

Publicidad

Fue cuando llegó en la segunda llegada del rival un golpe inesperado por la intervención del VAR. Sangalli remataba en el segundo palo libre de marca en posición que el árbitro vio antirreglamentaria pero que tuvo la corrección posterior.

Se inicio desde ese momento una búsqueda continua del gol por el ‘Fuenla’, que tuvo en la recta final del primer acto sus mejores minutos. En la segunda acción de peligro se jugó el físico Nteka. Tras un primer intento de tacón, no dudó en lanzarse para rematar de cabeza y encontrar la parada de Femenías a la vez que un fuerte golpe.

Franchu encaraba desde su banda izquierda, lanzando diagonales. El Fuenla adelantaba líneas y corría riesgos, provocaba que Blanco Leschuk se plantase solo ante Belman pero recortase largo en el mano a mano y se dejase caer dentro del área al ver que no llegaba al balón.

Publicidad

Respondían los de Oltra con Franchu apareciendo entre líneas, viendo el movimiento al espacio de Kanté que amagaba de zurda en varias ocasiones, hasta toparse con el portero rival de zurda. Se sumaba Iribas a las ocasiones enganchando una volea tras el saque de esquina y la primera parte se cerraba con dos paradas de Belman, firme ante Borja en ambas.

La estadística no engaña y el Fuenla marca más goles en las segundas partes. La ensanchó superando los momentos de juego trabado y las continuas interrupciones del partido.

Cambios y expulsión

Cuando Oltra preparaba dos cambios ofensivos, con Óscar Pinchi y Borja Garcés esperando a entrar en banda, llegó la segunda cartulina amarilla a Pathé y su expulsión a los 57 minutos. Quedaba mucho tiempo por delante y lo debía encarar en inferioridad numérica, realizando un sobresfuerzo.

Publicidad

Los cambios dieron sus frutos y el dominio fue dejando acciones a balón parado de las que al final logró el premio. Dieguez firmaba con un gran remate en postura acrobática en el segundo palo, poniendo el balón en la escuadra con su zurdazo, el deseado empate a los 68 minutos.

Fue lo que provocó que despertase el Oviedo, que volvió a instalarse en campo contrario cuando vio que se le escapaba la victoria. La acarició de nuevo a cuatro minutos del final, cuando la mala fortuna se alió con el equipo kiriko. Borja Valle en el segundo palo remataba un centro pasado y encontraba el gol cuando Dieguez lo salvaba en la línea de gol pero el balón rebotaba en Pulido metiéndose dentro de su propia portería.

Era un castigo excesivo y, apenas un minuto después, llegó la acción salvadora de Cristóbal. Se inventó desde la frontal un latigazo de diestra al travesaño y atento al rechace, el olfato goleador de Borja Garcés le permitió rematar de cabeza a la red ante la estirada de Femenías. Era el premio al gran esfuerzo jugando con diez durante más de media hora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.