Así, se certifica que los planes desarrollados garantizan la seguridad de la actividad asistencial

TORREJÓN DE ARDOZ/ 8 JULIO 2020/  El Hospital Universitario de Torrejón ha sido certificado por AENOR frente a la COVID-19. Esta acreditación implica que los diferentes protocolos puestos en marcha para la prevención de la transmisión del virus en el centro son efectivos y están diseñados e implementados de acuerdo con las medidas establecidas por el Ministerio de Sanidad en materia de prevención e higiene.

Este sello tiene una validez anual y deberá someterse a revisiones de seguimiento de manera trimestral.

Unidad Multidisciplinar de Seguimiento COVID19
Fotografía: Hospital Torrejón de Ardoz

Desde que a finales del pasado mes de febrero se diagnosticara el primer caso positivo de infección por coronavirus, el Hospital Universitario de Torrejón ha establecido “medidas y circuitos específicos para evitar la transmisión del virus de acuerdo a cada momento de la pandemia”.

“Hemos trabajado sin descanso para garantizar la seguridad de nuestros profesionales, así como la prevención del contagio entre los acompañantes o visitantes de los pacientes”, asegura la Dra Cristina Granados, Directora Gerente del Hospital Universitario de Torrejón. “Aunque hayamos obtenido este reconocimiento, sigue siendo esencial que estemos en alerta tanto nosotros como las personas que vienen al centro todos los días y, en especial, que los pacientes y sus familias tengan en cuenta las restricciones en el acompañamiento y las visitas”, añade.

Por su parte, Javier Mejía, director de Marketing Estratégico y de Producto de AENOR, ha afirmado que “el Hospital Universitario de Torrejón demuestra que su compromiso de servicio a la sociedad está en el primer lugar de sus consideraciones, coherentemente con su posición. Sus protocolos solventes y ahora certificados, impulsan con potencia la confianza necesaria para que se recupere con rapidez su importante aportación a la sociedad”.

La evaluación que realiza AENOR valora un amplio abanico de aspectos como el control y prevención de riesgos; la gestión de la salud en el trabajo (ej.: protocolos de actuación o realización de test de serología a todos los empleados); la formación, información y comunicaciones desarrolladas; las medidas organizativas (ej.: control de acceso y aforo o distancia de seguridad garantizada en las zonas comunes); protocolos de protección (uso de EPPs), así como las buenas prácticas de desinfección, limpieza e higiene manual y respiratoria.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.