Publicidad

Carlos Moreno, el frutero de Parla, se dio a conocer este verano por vender sandias de tres kilos y melones a 1 euro. Reventó el mercado. Ahora lo ha vuelto hacer, ésta vez con menús diarios para llevar a precios irrisorios. Calcula que servirá entre 500 y 1.000 menús diarios.

El empresario ha decidido adentrarse en el mundo de la restauración con un menú diario a 3,5 euros. El contenido incluye un primer plato, un segundo, agua, postre y pan. En el catalogo hay platos que van desde la pasta, al pescado o carne.

Publicidad

Pero ¿es posible elaborar un menú a este precio? Según Moreno, sí. De hecho, mantiene que las cuentas le cuadran y, en un esbozo rápido, explica que el primer plato le cuesta elaborarlo 0,40 euros y 0,70 euros el segundo. La botella de agua le sale a 0,09, el pan a 0,8 y el postre a 0,17 euros. En total 1,78 euros. A ello se añade el coste de las bolsas.

Carlos defiende que el truco está en adquirir los productos a buen precio, en origen, y en grandes cantidades. «Yo compro, por ejemplo, al matadero directamente, sin intermediarios», alega. Todo es de calidad y realizado en el día, según remarca. «Lo que metemos es calidad», afirma tras insistir en que «todo el mundo podría hacerlo».

Los platos que incluye el menú.

Reducir gastos

El local cuenta, además, con placas solares en todas las instalaciones, lo que abarata la factura eléctrica. «No se puede estar parado», dice tras asegurar que, entre 500 y 1.000 menús diarios, podría alcanzar unos ingresos de 3.000 euros al día.

Mientras, sigue explicando las medidas de ahorro: «Cierro a las 19:00 oras y ahorro luz», explica, tras desvelar que el gasto de personal se reduce al máximo, tanto en número de trabajadores como en horas al día.

Según el empresario, el cocinero que tiene contratado cobra unos 1.400 euros, aproximadamente, y los trabajadores que van cuatro horas perciben unos 600 euros.

La iniciativa busca también ayudar a la gente que no puede cocinar. Los usuarios parleños están satisfechos con la propuesta. «Casi cuesta más comprar los productos», dice una mujer.

Publicidad
El coste que le supone al empresario los ingredientes.

El empresario asegura que, además, puede ofrecer al resto de hosteleros y restauradores el producto que compra casi al mismo precio que él compra, ganando él una pequeña cantidad. «Intento favorecer al cliente y al hostelero», señala.

Carlos se dio a conocer este verano cuando vendía sandías a 1 euro pese al encarecimiento de la fruta en general. Los parleños se las llevan por cajas. Además, ofertaba naranjas y patatas a 50 céntimos el kilo. Llegó a vender 10.000 piezas a un euro en apenas dos semanas.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.