Un vigilante de Renfe identifica a su agresor por un comentario en Twitter

El joven se mofaba en Twitter del incidente ante una amiga sin saber que tenía contactos en común con el vigilante, que localizó el ‘tuit’ en la red social

LEGANÉS / 5 NOVIEMBRE 2014 / Marcos A. es un vigilante de seguridad de Renfe que, el pasado sábado, localizó a través de la red social Twitter a un individuo que le agredió horas antes mientras desempeñaba su trabajo. El hombre, que responde a las iniciales J.F., se jactaba ante una amiga del incidente que había protagonizado apenas seis horas antes en la estación de Renfe Central de Leganés. Lo que desconocía es que, por esas casualidades impredecibles de la vida, compartía amigos en común en las redes sociales con su denunciante.

Los incidentes acontecieron el pasado sábado, según el relato de Marcos A., que ha interpuesto dos denuncias en la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía para que los agentes identifiquen y citen a su presunto agresor.

Aquella noche, Marcos observó cómo un hombre joven y con una altura por encima del metro ochenta intentó acceder al servicio sin introducir el billete en los tornos. Cuando el revisor le solicitó el billete, el individuo “mostró una actitud muy agresiva” y poco colaboradora, según la denuncia presentada en Policía y a la que ha tenido acceso esta publicación.

Empujones

El vigilante de seguridad intervino para informarle de que iban a avisar a Policía, momento en que el joven le propinó “un fuerte empujón”. Ambos cayeron al suelo, donde se entabló un forcejeo. “Me empujó y caí de espaldas, pero pude agarrarle y él cayó conmigo, encima”, ha relatado.

En un momento dado, el joven que se había colado en el tren logró zafarse y ponerse de pie, para salir huyendo. En ese momento, Marcos le agarró por la mochila que llevaba a la espalda, de la que el individuo se libró.

La pelea se saldó con un parte de lesiones de Marcos ante la clínica FREMAP. Según este documento, el joven acudió con “dolor en región lumbar y cervical”, y se le diagnosticó “policontusiones” y “contractura muscular”.

Aún en la estación de Leganés y tras unos minutos, se personó la Policía, a la que se le entregó la mochila. En su interior, había poca cosa que ayudase a identificar al supuesto autor del incidente: una camiseta, un billete de cinco euros o un cargador de móvil.

Identificación complicada

Los agentes, según siempre la versión de Marcos, le comunicaron que iba a ser complicado la identificación, a pesar incluso de las cámaras de la estación que habrían grabado el altercado.

Marcos, dolorido y poco esperanzado, se fue a casa. Pocas horas después del suceso, decidió conectarse a Internet.

Su sorpresa llegó cuando revisando los tuits de esa tarde reconoció al hombre que le había agredido, merced a una cuenta de Twitter y un comentario. “Le reconocí al instante y vi que se estaba jactando del suceso ante una amiga”, explica.

El joven implicado en el incidente escribía el siguiente tuit: “Silvi me ha quitado un segurata de la renfe la mochila con la camiseta de Alemania y he salido corriendo y me he caído con él y he dejado la mochila ahí jajaaaaa y 5 euros y el cargador y una toalla, las chanclas y la cmset”.

“Resulta que tenemos amigos comunes en Twitter y Facebook”, ha relatado incrédulo el vigilante de seguridad. Con los tuits impresos en papel, Marcos regresó a comisaría a interponer una segunda denuncia.

En ésta, el vigilante ofrece a Policía la identificación del joven y atestigua que los objetos que describe en el tuit “coinciden a la perfección” con los que había en el interior de la mochila.

Ahora, Marcos A. solamente espera que la Policía identifique al protagonista del altercado y que le cite para responder ante lo que el vigilante de seguridad de Renfe ha catalogado como una desmedida “agresión” sin justificación alguna.

Corresponsal / David García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.