El alcalde de Navalcarnero ha solicitado que se reanuden de forma inmediata las obras del tren de Móstoles a Navalcarnero

NAVALCARNERO/ 10 FEBRERO 2021/ La Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid ha avanzado que está “estudiando” la petición del alcalde de Navalcarnero, José Luis Adell (PSOE), de reanudar las obras del tren de Móstoles a Navalcarnero, aunque recalcan que se trata de un proyecto que está “judicializado” en varios juzgados.

Fuentes de la Consejería han señalado a Noticias para Municipios que han recibido la carta del alcalde y que “se está estudiando su petición” aunque, en todo caso, recuerdan que “se trata de un proyecto judicializado tanto en la vía de lo contencioso administrativo como en la de lo penal”.

Adell envió ayer sendas cartas a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, y al consejero de Transportes, Angel Garrido, solicitándoles la reanudación de las obras del tren “de forma inmediata”, ya “han pasado 11 años ya” desde que las obras de construcción fueran paralizadas por Cemonasa (OHL).

“Tras este largo periodo de tiempo -una espera que se puede contar ya en décadas desde su inicio- los ciudadanos de Navalcarnero y su comarca, los principales perjudicados, seguimos a la espera de una solución a este problema crucial, siendo ajenos totalmente a los procedimientos judiciales“, señala Adell en su misiva.

En la misma, el regidor socialista detalla “las carencias de comunicación” que sufre el municipio de Navalcarnero y “el estancamiento que el retraso de las obras ha supuesto para toda la comarca”.

Navalcarnero es hoy uno de los pocos municipios sin comunicación ferroviaria de la Comunidad y el único de más de 30.000 habitantes carente de ella, además de estar en la zona con las peores infraestructuras de transporte, carentes de bus-vao, de un desdoblamiento de la carretera y con un único acceso”, añade.

Obras del tren Móstoles-Navalcarnero

Obras paralizadas en 2010

Los hechos se remontan al año 2009, cuando las obras de extensión de 15 kilómetros del trazado de la línea C5 a la localidad de Navalcarnero fueron concedidas por la Comunidad de Madrid a OHL, bajo un presupuesto de 369 millones de euros.

Tras más de 140 millones de euros invertidos, el proyecto fue paralizado por sorpresa por la concesionaria en 2010 y, en junio de 2015, tras cinco años de paralización, la empresa concesionaria presentó una reclamación administrativa ante la Comunidad solicitando la resolución del contrato.

Tras esta reclamación, y con un informe del Consejo Consultivo a favor, en febrero de 2016 la Comunidad inició un expediente de penalidades -con una multa de 34 millones de euros- y le dio a la concesionaria un plazo de 16 meses para la ejecución de la totalidad del contrato, plazo que terminaba en septiembre de 2017.

Sin embargo, en vistas de que la compañía no había retomado las obras, en julio de 2017, el Gobierno regional, que entonces estaba presidido por Cristina Cifuentes, ordenó finalmente la resolución del contrato por incumplimiento culpable de Cemonasa, orden que ahora el TSJM ha declarado nula.

Además, en octubre de 2018, el Ejecutivo regional reclamó en una nueva orden a Cemonasa el pago de 355 millones de euros por haber paralizado el proyecto, orden que, como la anterior, también ha declarado nula al entender que un juez de lo Mercantil ya había aprobado el inicio de la fase de liquidación de Cemonasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.