Publicidad

La Audiencia de Madrid condenará a siete años de prisión al joven que en diciembre de 2019 mató a un conductor en la autovía A-5, a la altura de Móstoles, después de circular más de siete kilómetros en dirección contraria tras haber ingerido bebidas alcohólicas y consumido drogas en la discoteca Jowke, en Alcorcón.

El acusado, la acusación particular y la Fiscalía Provincial de Madrid han alcanzado un acuerdo antes del juicio que se iba a celebrar este miércoles por el que el joven será condenado a cinco años de prisión por un delito de homicidio y dos más por un delito de conducción con consciente desprecio para la vida de los demás.

Publicidad

También ha sido condenado por un delito contra la seguridad vial y tendrá que hacer trabajos comunitarios y pasar doce años sin permiso de conducir, según han informado fuentes jurídicas.

Los hechos ocurrieron el 8 de diciembre de 2019, cuando el acusado salió del aparcamiento de la discoteca Jowke, en Alcorcón, sobre las 5.45 de la madrugada, en un vehículo de su propiedad después de haber estado ingeriendo bebidas alcohólicas y de haber consumido drogas.

7,6 kilómetros en sentido contrario

El joven se incorporó a A-5 en el KM 13,600, condujo su coche por la carretera A-5 en dirección a Badajoz durante 16 kilómetros hasta llegar a la altura del punto kilométrico 29, donde cambió el sentido de la marcha de forma antirreglamentaria y condujo durante 7,6 kilómetros en sentido contrario «poniendo en peligro a los demás usuarios de la vía con los que se fue cruzando».

Publicidad
Publicidad

Según el acuerdo de conformidad, el conductor era «consciente» de que conducía en sentido contrario y de que a pesar de la «densa» niebla de aquella madrugada, «hizo caso omiso de las advertencias de los, al menos, diez vehículos con los que se cruzó y que llevaban las luces reglamentarias».

Finalmente, a las 6.13, en el punto kilométrico 22,025 y mientras circulaba por el carril central “sin realizar maniobra evasiva alguna”, colisionó de manera frontal con un turismo conducido por J. N. P. quien como consecuencia del impacto, falleció a las 6.14.

Publicidad

Los agentes de la Guardia Civil personados en el lugar del accidente observaron que el acusado presentaba claros síntomas de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas y/o sustancias estupefacientes, por lo que fue requerido para someterse a las pruebas legalmente establecidas.

Publicidad

Dichas pruebas arrojaron un resultado positivo de 1,02 mgrs de alcohol por litro de aire espirado en la primera prueba, y 1,04 mgrs de alcohol por litro de aire espirado en la segunda. También dio positivo por consumo de cannabis y cocaína.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.