El Ayuntamiento de Móstoles ha acordado este jueves en su Junta de Portavoces, con el apoyo de todas las formaciones excepto el PP, exigir por carta a la Comunidad de Madrid «el restablecimiento inmediato» del servicio completo de urgencias extrahospitalarias, situado en la calle Coronel de Palma.

En este sentido, exigen que el centro 24 horas cuente «con una dotación humana nunca inferior a aquella con la que contaba en el año 2020 cuando, en el peor momento de la pandemia de la covid-19, la Comunidad de Madrid, inexplicablemente, decidió cerrar las urgencias que se prestaban en Atención Primaria».

Desde el Consistorio recuerdan en un comunicado que, tras su reapertura el 27 de octubre pasado, el nuevo Centro de atención 24 horas de urgencias extrahospitalarias «ha visto reducida su dotación de personal y de recursos», destacando la «ausencia de médico» durante los casi 15 días que han pasado desde su apertura.

De esta manera, «si en 2020 contaba con dos médicos, un enfermero y dos técnicos en cada turno de lunes a viernes, y un médico más en fin de semana y festivos, la Consejería de Sanidad ha recortado su personal y reabrió solo con un profesional médico, un personal de enfermería y un técnico en cada turno».

«Es decir, únicamente tres personas para cubrir las necesidades de urgencias en atención primaria de una población de más de 210.000 habitantes«, reiteran desde el Consistorio, donde aseguran que esta medida es una más de la sinrazón de las actuaciones de la Comunidad de Madrid en el área de la salud».

La puerta del antiguo SUAP de Móstoles, ahora nuevo Centro 24 horas/ Rubén S. Lesmas

No a la teleconsulta

Además, insisten en que, a «los graves recortes que ya había sufrido el nuevo centro», se suma ahora la decisión de la Comunidad de Madrid de «implantar desde esta semana consultas ‘on line’ en el servicio de urgencias», sin contar con médico presencial, lo que «agrava aún más el problema a la vista de los sanitarios».

«A partir de ahora las mostoleñas y mostoleños que se dirijan a este recurso sanitario, si tienen suerte y hay un médico disponible en otros centros, asistirán atónitos a como un facultativo les atiende a través de una videoconferencia«, añaden en el acuerdo firmado por todos los portavoces municipales excepto el del PP.

En este sentido, lamentan que cualquier urgencia médica deberá ser diagnosticada ante un personal médico que, pese a que «intentará por todos los medios ser eficaz al otro lado de la pantalla», no podrá verificar sus diagnósticos «con una simple auscultación o palpación, o cualquier reconocimiento físico que requiera el paciente en urgencias».

«En la segunda ciudad más poblada de la Comunidad de Madrid, estos recortes en la atención sanitaria deben acabar de una vez. Nuestras vecinas y vecinos tienen derecho a contar con personal médico suficiente en el centro de urgencias para que puedan ser atendidos correctamente», concluyen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.