Publicidad

La asociación Ecologistas en Acción ha instado a las distintas administraciones implicadas en el proceso de desmantelamiento del poblado chabolista de Las Sabinas, a orillas del Río Guadarrama, que «antes de cada derribo de viviendas» se proporcione una alternativa habitacional a las familias desalojadas.

Publicidad

Así lo han reclamado después de que el Ayuntamiento de Móstoles, a través de la Gerencia de Urbanismo, haya enviado recientemente «sendas órdenes de derribo» a los habitantes de una decena de infraviviendas de este núcleo chabolista, según denuncian desde el colectivo ecologista en un comunicado.

Fuentes municipales han aclarado a Noticias para Municipios que, efectivamente, se está tramitando los derribos de las infraviviendas de las familias que, en virtud del primer convenio firmado con la Comunidad de Madrid para el desmantelamiento del poblado, ya habían sido realojadas en otras viviendas.

Estas fuentes insisten en que es obligación del Consistorio el derribo de esas viviendas ya desalojadas, pero que, antes de que se haya producido el derribo, estas infraviviendas han sido nuevamente ‘okupadas’ por personas que «ni siquiera están empadronadas en la localidad» y que no forman parte del convenio actual.

Desde el Ayuntamiento explican que «se está negociando otro convenio» con la Comunidad de Madrid para proceder al realojo de todas aquellas familias que no estaban incluidas en el primer acuerdo, pero que estas últimas familias recién llegadas al poblado no tienen derecho a permanecer en las mismas.

Poblado chabolista de Las Sabinas

Garantías

No obstante, desde Ecologistas en Acción, aunque dicen apoyar al Ayuntamiento en el ejercicio de sus atribuciones en materia de disciplina urbanística, han pedido que «se respeten todas las garantías y derechos constitucionales de las personas afectadas por estas órdenes de derribo, sobre todo en las fechas en las que estamos».

«No podemos dejar en la calle a familias enteras en pleno invierno, hay que asegurarse primero que tienen una vivienda digna donde ir. Pero tampoco podemos aceptar que sigan viviendo en condiciones infrahumanas, en la orilla inundable de un río», ha añadido el portavoz de Ecologistas en Acción en la zona, Raúl Navarrete.

En virtud del primer convenio firmado entre Comunidad y Ayuntamiento, se han realojado ya cerca de 60 familias, aunque ahora se negocia un nuevo convenio para dar acceso a una vivienda a «otras 60 familias que no pudieron adherirse al anterior y cuyo realojo permitiría el desmantelamiento completo».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.