Publicidad
Publicidad

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Móstoles a tres integrantes de un grupo criminal especializado en hurtos al descuido que fueron sorprendidos ‘in fraganti’ cuando intentaban abandonar un campus universitario de la localidad con una mochila que acababan de sustraer.

Se trata de dos hombres y una mujer, a los que se les imputan un delito de hurto y otro de pertenencia a grupo criminal, aunque la investigación continúa abierta, según ha señalado la Jefatura Superior de Policía de Madrid en una nota. En diciembre pasado ya hubo otras dos detenciones relacionadas con estos robos.

La investigación comenzó en febrero pasado, tras recibir varias denuncias de estudiantes de la universidad, quienes manifestaban haber sido víctimas de diversos hurtos al descuido, cometidos en la cafetería del propio centro universitario o en los distintos establecimientos, próximos a la mencionado centro.

Tras establecer un dispositivo de vigilancia, el 21 de marzo pasado los agentes localizaron en el interior de la cafetería del centro educativo a dos varones y una mujer, que coincidían con las características de los posibles autores.

En el momento de su identificación, estos individuos llevaban encima la mochila de un alumno, que acaban de robar, por lo que los agentes procedieron a su detención inmediata como posibles autores de un delito de hurto y pertenencia a grupo criminal.

Los detenidos, que han sido puestos a disposición judicial, formaban parte de un grupo perfectamente organizado, que habían hecho de esta actividad su ‘modus vivendi’, actuando «de manera conjunta y organizada, con el objetivo de realizar hurtos al descuido, principalmente en establecimientos de hostelería».

Campus de Móstoles de la URJC

Otras dos detenidas en diciembre

En diciembre pasado los agentes de la Policía Nacional ya detuvieron a otras dos mujeres como presuntas responsables de varios delitos de hurto cometidos en el campus de Móstoles de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), actuando bajo el mismo ‘modus operandi’ que los tres detenidos en marzo.

Entonces, varios estudiantes también manifestaron haber sido víctimas de diversos hurtos -mochilas con ordenadores y otras pertenencias- cometidos durante las comidas en la propia cafetería del campus o en otro establecimiento muy próximo a la universidad, «siempre a la hora de la comida, aprovechando la gran afluencia de personas».

Tras las indagaciones llevadas a cabo y gracias a la colaboración del equipo de seguridad del centro universitario, el 22 de noviembre pasado los agentes procedieron a la localización y detención de dos mujeres como presuntas autoras de los delitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.