El vicepresidente y consejero de Educación y Universidades, Enrique Ossorio, ha avanzado que la Comunidad de Madrid se personará como acusación popular en las diligencias sobre el caso de dos muertes violentas que se sigue en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Móstoles.

Se trata de Irina, una mujer de 29 años, y su hija, Mariya, de seis años, que fueron asesinadas a puñaladas, presuntamente por el marido y padre de las víctimas, el pasado 6 de noviembre en el domicilio familiar de esta localidad madrileña.

La personación es una de las medidas previstas en la Ley integral contra la violencia de género de la Comunidad de Madrid, que extiende su protección tanto a las mujeres como a sus hijos y personas dependientes.

El Gobierno regional ejerce la acción popular en calidad de parte perjudicada civilmente en los casos penales abiertos por muerte, lesión grave o mutilación genital. Desde 2016, la Comunidad de Madrid ha aprobado esta facultad en 58 causas penales.

Tras recibir el informe favorable de la Abogacía General de la Comunidad, la consejera de Familia, Juventud y Política Social, Concepción Dancausa, ha dictado la Orden en la que encomienda el ejercicio de las acciones jurisdiccionales necesarias para poder personarse como acusación popular en el citado procedimiento judicial.

Galin, de nacionalidad búlgara, está investigado por la supuesta comisión de dos homicidios, si bien esta calificación penal es inicial y podría variar según se vayan practicando las correspondientes diligencias de investigación en el marco de la instrucción judicial, según han señalado fuentes judiciales.

Placa instalada en la Plaza del Sol en homenaje a Irina y Mariya/ Ayto. Móstoles

Trágico suceso

El suceso ocurrió la noche del domingo pasado en la Avenida Olímpica en Móstoles. La voz de alarma la dieron los vecinos sobre las 22.00 horas con una llamada a la central del 112 tras haberse presentado algún amigo o conocido de la familia en la vivienda tras ser avisado por el propio agresor a través de Whatsapp.

Cuando llegaron al lugar los equipos de Summa-112, encontraron a la mujer y a la menor fallecidas por arma blanca, que podrían llevar varias horas muertas, mientras que el hombre presentaba heridas en tórax, muslos y cuello también por arma blanca.

El presunto homicida, de 39 años, fue trasladado esa noche al Hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, donde ha estado en vigilancia policial permanente, recuperándose de las heridas que se autoinfligió después de presuntamente matar a su mujer y su hija.

Galin, que no tenía denuncias previas por malos tratos, se encontraba «estable» cuando los servicios de emergencias llegaron al domicilio, aunque presentaba numerosas heridas por arma blanca en el tórax, el cuello y las piernas, por lo que fue trasladado al Hospital, donde hoy ha comparecido ante la jueza.

A pesar de que la delegada del Gobierno en Madrid, Mercedes González, señaló que la mujer asesinada junto a su hija no había informado ni referido «en ningún momento» que tuviera problemas con su pareja, según las primeras investigaciones Irina habría manifestado su intención de separarse de su marido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.