Publicidad

La intervención forma parte de una operación que ha desmantelado tres fábricas ilegales de tabaco en Madrid, Murcia y Alicante

MÓSTOLES/ 14 OCTUBRE 2020/ La Guardia Civil, Policía Nacional y Agencia Tributaria han intervenido en la localidad de Móstoles hasta 500.000 cajetillas y 18.700 kilos de hoja de tabaco picada que se encontraban ocultas en dos remolques.

La intervención forma parte de una operación nacional que ha desmantelado tres fábricas ilegales de tabaco ubicadas en las provincias de Madrid, Murcia y Alicante que, en conjunto, contaban con una capacidad de producción de cerca de 18.000 cigarrillos por minuto.

Publicidad

En la operación, se ha procedido a la aprehensión de 43.160 kilos de picadura de tabaco y 1.443.000 cajetillas, todo ello con una valoración estimada de más de nueve millones de euros, así como a la incautación de seis vehículos, una cabeza tractora, dos camiones-remolque y diversa maquinaria dispuesta para realizar el proceso completo de fabricación y empaquetado.

Con esta actuación, que se ha denominado operación ‘TERVEL-CENTINELA’, son ya 23 las fábricas ilegales de cigarrillos desactivadas hasta la fecha en España. En la misma se ha procedido a la detención de 38 personas, con lo que se considera desarticulada la estructura en España de esta organización altamente especializada.

Además de las tres fábricas, había varias “naves de seguridad” para el almacenaje de la mercancía y maquinaria hasta su traslado a las cadenas de producción. También han desmantelado una estructura estable de transporte por carretera, tanto de las materias primas para el aprovisionamiento de las fábricas, como de las cajetillas de cigarrillos para su distribución en el mercado de contrabando, sirviéndose para ello de camiones de gran tonelaje.

Publicidad

Además de las naves, la organización utilizaba remolques-tráiler para el almacenamiento de cigarrillos y materiales, remolques que mantenían en aparcamientos públicos destinados al estacionamiento de camiones en general, como el que ha sido localizado en Móstoles.

Dado el elevado número de marcas de cigarrillos falsificadas, se sospecha que la organización fabricaba bajo demanda, produciendo tanto marcas e consumo en el mercado nacional, caso de ‘Fortuna’, ‘Wiston’, ‘L&M’ o ‘Chesterfield’, como otras de consumo en mercados de otros países de la Unión Europea.

Otra operación contra el contrabando de tabaco/ Archivo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.