Publicidad

Una de las más intervenciones más destacadas fue el desalojo en la noche del sábado de una fiesta ilegal en un almacén con 66 personas

MADRID/ 15 FEBRERO 2021/ La Policía Municipal de Madrid ha intervenido, durante este fin de semana, en un total de 418 fiestas ilegales celebradas en domicilios y locales de ocio por incumplimientos de la normativa antiCovid (80 el viernes, 170 el sábado y 168 el domingo).

En algunas de estas fiestas había un número de personas superior al permitido y no se usaban mascarillas ni otras medidas de seguridad, han informado fuentes del Área de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento que dirige Inmaculada Sanz.

Una de las más intervenciones más destacadas fue el desalojo en la noche del sábado al domingo de una fiesta ilegal en un almacén con 66 personas en el interior, de los que 11 eran menores, en el distrito Centro, junto a la plaza de Ópera. Estas personas fueron denunciadas por varios incumplimientos de la normativa sanitaria, además de por tenencia de sustancia estupefaciente.

Además, este fin de semana los agentes municipales madrileño han realizado un total de 450 propuestas de sanción por botellones (consumo de alcohol en vía pública) y han multado a 1.055 personas por estar en la calle pasada la hora permitida.

Fiesta ilegal en restaurante

Además, la Policía Municipal de Madrid desalojó la madrugada del sábado una fiesta ilegal en un restaurante situado en el madrileño distrito de Chamberí, donde encontraron a 16 personas escondidas en su interior.


A las 00:30 horas se recibía en el 092 una llamada alertando de una posible fiesta en un restaurante de la calle Covarrubias de Madrid. Una patrulla se desplazó hasta el lugar y comprobó que desde el local se escuchaba música a gran volumen, estaba iluminado y se oían gritos de voces de las personas que se encontraban en su interior.

Tras llamar reiteradamente al timbre y a la puerta del establecimiento sin que nadie abriera la puerta, los agentes lograron acceder al patio delantero del local, donde consiguieron abrir la puerta que daba acceso al restaurante.

La Unidad Central de Seguridad (UCES) tuvo que intervenir, ya que en el interior había grupos de personas que al percatarse de la presencia policial se escondieron para intentar evitar las posibles sanciones.

Los agentes procedieron entonces a realizar una inspección al local comprobando, que tenía autorizado licencia de bar restaurante pero se encontraba ejerciendo como bar de copas, ya que se expedían bebidas combinadas de alcohol y refrescos y se había habilitado una zona como pista de baile, además de haber música de ambiente de altavoces y un equipo de música.

Según manifestaron los integrantes de la fiesta, habían ido al local a bailar y consumir alcohol. Se pudo comprobar que la persona que ejercía como camarero cobraba por las copas que expedía, ya que los policías encontraron dos datafonos con tickets de cobro de las mismas.

Además del incumplimiento de las medidas antiCovid, los allí presentes estaban fumando en el interior, la salida de emergencia no cumplía con las medidas de seguridad necesarias y en la terraza se encontraba almacenado gran cantidad de material junto a productos inflamables.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.