«Reutilizar la ropa usada es clave para avanzar en economía circular. Esta planta es un referente en la gestión del textil, evita que toneladas de residuos acaben en
vertederos.” Así lo aseguró la consejera de Medio Ambiente, Vivienda y Agricultura, Paloma Martín, tras visitar la planta de preparación para la reutilización del textil de Humana Fundación Pueblo para Pueblo, ubicada en Leganés, donde nueve de cada diez prendas usadas tienen una segunda vida.

Publicidad

Acompañada por la directora general de Economía Circular de la Comunidad de Madrid, Cristina Aparicio, la consejera añadió que “con la reutilización de la ropa no solo evitamos un mayor consumo de materias primas y damos una nueva vida a nuestras prendas, sino que también evitamos emisiones de CO2″.

Publicidad

Ambas recorrieron el complejo más grande de España dedicado a la gestión del residuo textil, situado en Leganés, acompañadas por la directora general de Humana, Elisabeth Molnar, quien destacó el beneficio ambiental de la reutilización y la contribución de la gestión de la ropa usada a la economía circular.

La instalación de Leganés fue inaugurada en 2010 y ampliada en 2018. Sus 10.000 metros cuadrados de superficie acogen el residuo textil procedente de los puntos de recogida que la entidad tiene en la Comunidad de Madrid, Galicia, Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha y Andalucía.

La consejera regional (de naranja) junto a la responsable de la planta leganense (Foto: Humana)

Cuenta con una plantilla de 80 personas, y el equipo especializado en la clasificación procesa una media de 1.200 kilos diarios por persona.

“La Comunidad de Madrid está plenamente comprometida con los retos de la economía circular”, explicó Paloma Martín, quien anunció que, para 2022, se incrementará un 61% el presupuesto de la Dirección General de la Economía Circular para ahondar en proyectos destinados en reutilizar los materiales».

Segunda vida en 9 de cada 10 prendas

Mientras, la directora general de Humana, Elisabeth Molnar, indicó que «nueve de cada diez prendas que llegan a esta planta de Leganés tienen una segunda vida, a través de la reutilización y del reciclaje».

Publicidad

«Es un proceso manual apoyado en medios semi-mecanizados, meticuloso y ágil al mismo tiempo, que garantiza el mayor aprovechamiento de la ropa de vestir, el calzado, los complementos y el textil de hogar que nos han donado. Así convertimos los residuos en recursos y les dotamos de un fin social», explicó.

La preparación para la reutilización, el reciclaje de fibras textiles y la valorización energética del textil usado que no se puede aprovechar son las principales características que permiten aplicar un modelo de economía circular a la gestión del textil usado.

David G. Castillejo

Corresponsal de Noticias para Municipios, Europa Press en la zona Sur de Madrid

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.