Publicidad

El Centro de Protección Animal en el ojo del huracán

Desde que la FAPAM publicara un vídeo con unos gatos malheridos en el Centro de Protección Animal todas las alfombras se han levantado. El Ayuntamiento abre las puertas del centro para que la gente acuda a ver a los animales, las instalaciones y su estado. Las voluntarias que denunciaron la situación confirman que se han dado pasos positivos en estos últimos meses pero piden mejor atención veterinaria, cualificación de los cuidadores y un Programa de Adopción.

GETAFE/ 06 MARZO 2016/ El viernes de la pasada semana saltó la alarma con el centro de Protección Animal. La Federación de Asociaciones Protectoras y Defensa de la Comunidad de Madrid (FAPAM) lanzó un video a todos los medios de comunicación regionales, grandes, medianos y pequeños, donde una camada de gatos aparecía con heridas, deshidratados, famélicos y moribundos. En el vídeo, unas voluntarias se apenan por su estado y dejan entrever que la culpa es del Centro de Protección Animal de Getafe y más concretamente, de su veterinario. Una semana después esos cachorros no están, ya son adultos, el vídeo era de hace tiempo.

Publicidad
Zona Exterior del CPA. Por el día sueltan a los perros para que estén en semi libertad.

A partir de ahí, muchos fueron los medios que lo publicaron (incluyendo nacionales) poniendo en evidencia un supuesto maltrato animal. El revuelo fue evidente. La respuesta del Ayuntamiento y de la alcaldesa, Sara Hernández, no tardó en llegar acusando a FAPAM de mentir, de manipular el vídeo, y el contenido de su denuncia.

Publicidad
Zona delantera del CPA, los perros están divididos según sexos y otras variantes. Foto Sonia Baños

Noticias para Municipios ha ido al centro de Protección Animal, ha hablado con las voluntarias que cada fin de semana acuden a ver el estado de los animales y también ha estado con el concejal responsable del Área, Ángel Muñoz, el gerente de Lyma, Antonio de Maria (Lyma es la empresa municipal que en la actualidad lleva el centro animal junto con la colaboración de la asociación Hidra) y con la propia alcaldesa. Todos coinciden en una cosa, el centro animal necesita que sea llevado por gente cualificada, y eso llegará cuando sea adjudicada a una protectora de animales. Un proceso que ya ha sido puesto en marcha.

Zona de los Perros vista desde el Interior. Foto Sonia Baños

El Problema

En el Centro de Protección Animal no maltratan a los animales. Ninguna de las voluntarias afirma tal cosa, tan sólo señalan que los tres empleados de Lyma que están a su cargo no reúnen la formación necesaria para su cuidado. Las instalaciones han mejorado visiblemente de un año a esta parte, así lo corroboran también, aunque tienen salvedades como zonas como humedades, pero han solado zonas de vallado de perros, han aumentado el espacio de la cuarentena y en general, el centro tiene buena imagen. Es lo que menos les preocupa en realidad. Su diana de dardos es el Veterinario. Simplemente, no le quieren, consideran que no trata con rigor a los animales, que no hay protocolos serios, que no sabe indicar a los trabajadores de Lyma lo que tienen que hacer en su ausencia y que, directamente “trata a los animales a granel”, como indicaba una de las voluntarias. “Sólo en el mes que estuvo una sustituta, esterilizó, vacunó y estableció protocolos de forma efectiva” añaden.

Las muestras de cariño son muy bien recibidas por los animales. Una de las voluntarias, acaricia a uno de los perros del CPA. Foto Sonia Baños

Desde junio, las voluntarias han mantenido reuniones con el concejal Ángel Muñoz y con Antonio de María, y les han expresado sus quejas. Ellos conocen el problema, pero desde el área de gestión tienen uno añadido “los veterinarios no quieren venir, no les interesa, es mucho trabajo y no les sale rentable”, afirman “el veterinario que presta sus servicios trabaja prácticamente gratis, no se puede dar una atención exclusiva a cada animal” y continúan “nosotros agradecemos la atención de las voluntarias, es bueno que vayan y estén allí, pero a veces les explicamos cosas que no quieren entender”.

Los hay de todos los tamaños y con las mismas necesidades, necesitan una familia. Foto Sonia Baños

“Voluntad, al menos hay” destacan algunas mujeres “al menos este gerente de Lyma no te trata como una loca de los gatos, como hacía el anterior, que nos decía con sorna que iba a poner bebederos automáticos a los animales”. En estos nueve meses, el pienso se ha cambiado a uno mejor, se han adecuado zonas, el veterinario asiste a los animales tres días a la semana (en lugar de dos) y las dejan entrar “antes nos era más difícil”.

Hay zonas diferenciadas para gatos y gatas. La esterilización es un clave para controlar colonias y el celo. Foto Sonia Baños
No todos los animales reaccionan igual, al entrar algunos se acercan para recibir cariño, otros se esconden asustados. Trabajar con la sociabilización es importante para que tengan más opciones en la adopción. Foto Sonia Baños

Otra de las quejas es el Programa de Adopción. Reclaman por parte del Ayuntamiento que hagan más campañas, más días de puertas abiertas, más información. Y eso desde el Consistorio lo admiten, “y se va a incidir más en eso” comentaba la propia Sara Hernández en la visita que hacía al centro “habría que hacer una jornada de puertas abiertas al mes”.

Los gatos con infecciones, enfermedades y hongos se meten en cuarentena. Es la zona más conflictiva ya que las voluntarias consideran que los protocolos no están bien marcados. Foto Sonia Baños

Los pasos a dar

De momento, la intención del Gobierno municipal es abrir un concurso público para adjudicar la gestión del centro de protección animal a una protectora. Para que eso tome forma pasarán unos meses “nosotras no somos políticos, no sabemos de tiempos de papeleo, lo que sabemos es que entre que dicen y hacen se van un tiempo importante para la vida de un animal”. La intención es que sea rápido, y mientras se elaboran las bases, se seguirá reforzando la atención del centro. Sin embargo, hay tensión entre las partes. Los trabajadores de Lyma y los responsables públicos consideran que han sido injustas a la hora de proceder “nos han acusado de maltratar a los animales, se ha llevado el tema hasta a la Asamblea de Madrid,  FAPAM ha lanzado un video manipulado en tiempo y en forma pero nadie se ha preocupado en venir a ver el centro, a ver a los animales, ver cómo los tenemos y quienes lo han hecho (los pocos) han visto que todo está en orden. Hay cosas mejorables, eso es verdad, pero llevamos 9 meses y las mejoras y la voluntad es más que evidente, y lo saben”.

Muchos voluntarios se acercan a llevarles comida, es otro de los conflictos con el veterinario, el cual acusa a las voluntarias de provocarles diarreas. Foto Sonia Baños

Esta mañana, los perros y gatos que viven en el centro animal miraban con asombro la cantidad de visitantes al centro. Algunos, se acercaban a saludar, otros se escondían, otros se quedaban dormidos al sol. “Que la gente venga al Centro es lo mejor que les puede pasar”, comentan “son animales con necesidad de un hogar, de atención y cariño, seguro que hay mucha gente que no sabe ni donde está este centro”.

Los perros grandes son los más dificiles de adoptar, sin embargo los que antes se acercan para llamar la atención.

Yendo para Nassica, en la primera rotonda del polígono de Andalucía y detrás de CMB, hay unos animales esperando a que alguien quiera cuidar de ellos. Mientras, las voluntarias seguirán acudiendo los fines de semana a llevarles purés de vitaminas, mantas y cojines, y el Ayuntamiento avanzará con los trámites para que gente cualificada cuide de ellos y establezca los protocolos necesarios que les haga más llevadera la vida.

Sonia Baños

Periodista. Directora de Noticias para Municipios y miembro de SML

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.