A sus cualidades de sobra conocidas está incorporando capacidad para llegar al área de segunda línea, que sirvió para sumar los tres puntos ante el Mallorca

GETAFE / 3 MARZO 2020 / José Bordalás, en su manera de entender el fútbol, ha comentado varias veces como clave un valor en todos los futbolistas, con independencia de su posición en el campo: la capacidad para hacer goles. En un momento dado, cualquier jugador se puede ver en disposición de rematar a puerta para convertir un partido en triunfo.

Así sucedió con Nemanja Maksimovic en Son Moix. El serbio, poco relacionado con el gol, consiguió hacer el tanto que le dio los tres puntos a su equipo en la visita a Palma de Mallorca. Sin embargo, en su caso no parece una cuestión casual, ya que en las últimas semanas está pisando el área rival más que nunca.

Publicidad

Energía infinita en la medular

El mediocentro, con una personalidad en el terreno de juego discreta, se encarga de realizar muchas de las tareas que menos llaman la atención, pero su contribución es crucial en el sistema de su equipo. Su despliegue en lo ancho y largo del campo fuerza recuperaciones continuas del equipo y con el balón en el pie hace una gestión aseada del juego que evita pérdidas.

Estos valores, que parecen reconocibles de serie en el jugador, ya podrían considerarse suficientes en la contribución para el conjunto. Pero Maksimovic está creciendo en su rol dentro del terreno y en tareas que son más llamativas. Cada vez interpreta mejor su papel en el juego del equipo cuando consigue recuperar la pelota y, con espacio por delante, esta sabiendo incorporarse a área contraria como una alternativa más.

En Son Moix volvió a ver puerta

En algunas de las últimas jornadas de liga le vimos rematar sin fortuna y en la eliminatoria de la Europa League, tanto en la ida como en la vuelta encontró ocasiones muy claras, mandando un balón al palo en el Johan Cruyff Arena cuando entraba en carrera desde la media luna. Finalmente, en Mallorca afinó su puntería haciendo un gol tan estético en su gesto para cabecear como decisivo.

Con este tanto suma el segundo en la temporada y se espera que le sirva para crecer en su confianza a la hora de definir de cara a portería, pudiendo convertirse en una nueva amenaza dentro de un Getafe al que le viene bien variar en sus recursos ofensivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.