Publicidad

Rubén Barbera trabaja como profesor de infantil en el Colegio Público Félix Rodríguez de la Fuente de Coslada. Ha sido galardonado por ser 5º mejor docente de España, 1º de la Comunidad de Madrid en Educación Infantil por los premios Educa Abanca 2021.

Pero, como el mismo dice, «no me siento el quinto mejor docente de España y primero de la CAM, sino que me siento el más afortunado. El más afortunado de poder trabajar en lo que más me gusta: poder formar y enseñar valores a los más pequeños, y ayudarles a ser buenas personas«.

Publicidad

Rubén cuenta en esta entrevista a ‘Noticias para Municipios’ como entiende la educación, su relación con las familias de los alumnos, de donde viene su vocación y como se siente con este reconocimiento, entre otros temas.

N.P.M: Este es un premio que parte de las familias, que son quienes nominan a los educadores, ¿Cómo se siente sabiendo que su trabajo es reconocido por familias y alumnado?

R.B: Me siento muy especial y agradecido. No hay nada más bonito y especial en este mundo que tus alumnos te reciban todas las mañanas con un abrazo y un beso. Y que sus familias confíen en ti y te lo transmitan día a día, y si encima te proponen para un premio nacional ¿Qué más se puede pedir? Soy muy afortunado de tenerlos y este año va a ser muy duro separarme de todos ellos, ya que acaban infantil y se me van a primaria.

Rubén Barbera recibiendo el premio Educa Abanca 2022 – Fotografía Rubén Barbera

Desde aquí quiero agradecer a las familias todo lo que han hecho por mí estos 3 años. Y a mis polluelos ( como me gusta llamar a mis alumnos) por todo lo que han hecho y hacen por mi, por todos los grandes momentos que hemos vivido. Y sobre todo por ser magos, con su varita hacer magia y dejarme cada día con la boca abierta y como les digo a ellos “aluciflipando” de lo que han sido y son capaces de enseñarme y transmitir.

Alumnos de Rubén Barbera viendo constelaciones en directo con tablets – Fotografía Rubén Barbera

N.P.M: ¿Cómo surgió esta vocación?

R.B. Desde pequeño, en mi pueblo San Miguel de las Dueñas, me gustaba cuidar de mis primos pequeños. Yo solo tengo un hermano mayor y siempre me cuidaba él a mi. En mi pueblo tenía esa oportunidad de pasar tiempo con ellos, y me encantaba llevármelos a todos los lados y proponerles retos y juegos, contacto con la naturaleza y los animales, pasar grandes momentos juntos, los cuales a medida que yo iba creciendo me iba dando cuenta de que me gustaba enseñar y compartir experiencias, dándome cuenta de mi vocación por ser maestro.

El barco pirata en el proyecto piratas (sin sillas ni mesas en clase) – Fotografía Rubén Barbera

N.P.M: ¿Cree que las familias están comprometidas con el profesorado?

R.B: En mi caso puedo afirmar que si. Pero esta es una pregunta muy personal que dependiendo del centro, el curso o incluso el maestro o maestra puede variar. Para mi, familia y escuela siempre tienen que estar unidos, no concibo la Educación sin esa unión familia- escuela. En necesario caminar juntos de la mano, y llegar a acuerdos, ideas, métodos y formas que permitan un mejor aprendizaje para sus hijos.

N.P.M: ¿Hay cada vez mas colaboración, ve la implicación de los padres y madres?

R.B: En mi caso si. Yo siempre tengo la puerta de mi aula abierta para las familias . Me gusta que participen y que estén siempre presentes. En mi opinión un alumno que ve que su familia está en el aula, que comparte momentos con su maestro y compañeros, le va a resultar motivador y enriquecedor, además de venir feliz al aula. Ya que el que su familia esté participando en el aula le va a hacer también sentir el aula como un lugar familiar, en el que se sienten seguro.

N.P.M: Su forma de trabajar, mediante el juego y la diversión le ha hecho merecedor de este premio, ¿de que forma motiva a sus alumnos y alumnas?

R.B: Haciéndoles sentir especiales. Adaptándome a cada ritmo y necesidad. Cada alumno es único y especial, y cada alumno necesita sentirse así, tener su momento. Ponernos a su altura y saber escucharles. Escuchar sus gustos, necesidades, demandas, dudas. Todo esto comienza desde la entrada, donde me gusta dar una atención personalizada a cada alumno: “ ¿Qué tal? ¡Que guapo estás!¡Como molan tus zapatillas!, ¡te quiero mucho!, ¡gracias por venir a darme un abrazo!, ¿te has cortado el pelo?, ¿tu jersey es nuevo? …

N.P.M: ¿Cree que las formas de enseñanza están cambiando con nuevos enfoques?

R.B: Si. Cada día los maestros y maestras se forman más y se animan, como dice mi amigo y compañero Francesc Nogales “a salir del armario educativo”. Se atreven más a probar nuevos métodos y formas de enseñar, crear sus propios métodos mezclando enseñanzas más tradicionales con actuales e innovadoras.

Rubén Barbera, realizando un cuentacuentos al aire libre el Día de la Tortilla de Coslada – Fotografía Rubén Barbera

N.P.M: ¿Es la educación emocional y en valores imprescindible para educar a los adultos del futuro?

R.B: Para mí si. Para mí es más importante que mis alumnos aprendan valores y educación emocional, a temas curriculares. Creo que en estas edades tan importantes de la primera infancia se da mucha importancia a contenidos curriculares tales como hacer los números, leer, sumar, restar… y debería hacerse más hincapié en que un niño o niña sepa transmitir sus emociones, que sepa ponerse en el lugar del otro, ayudar a un amigo cuando lo necesita, saber enfrentarse a dificultades, respetar, cuidar su medio, ser solidario…

N.P.M: ¿Cuántos años lleva ejerciendo su profesión en el Félix Rodríguez de la Fuente?

R.B: Este es mi cuarto año en el Félix. He estado mi primer año como profesor de apoyo en infantil, y estos 3 últimos años como tutor de mi grupo de infantil. Aprovecho este momento para agradecer y reconocer la labor de mi compañera de nivel Silvia García de Pedro, ya que todas las ideas y actividades que hacemos nacen de los dos, es una maestra magistral que día a día me enseña y complementa. Da gusto trabajar con maestras que transmiten magia y valores. Gracias a Silvia por estos años de docencia juntos. Como tú bien dices: “juntos creamos, enseñamos y vivimos la Educación».

El pasillo del colegio antes de entrar a la clase – Fotografía Rubén Barbera

N.P.M: ¿Cómo ve la educación en Coslada?

R.B: La Educación en Coslada por parte de los centros educativos es muy buena. Son Colegios que se implican en la Educación de sus alumnos y alumnas. Además cuentan con grandes Ampas y con la reciente creada Fampa que desarrollan una labor maravillosa por y para los niños del municipio.

La principal dificultad que se encuentran los centros de la localidad son las dotaciones. Muchos tienen instalaciones de hace más de 30 años, y eso es una pena. Creo que sería muy bueno para todos que se pudiera invertir más en arreglarlos y dotarlos de materiales actuales. El Ayuntamiento, por lo que tengo entendido, hace lo que puede dentro de sus posibilidades, pero creo que debería implicarse más. Invertirse más en Educación, algo que sería muy beneficioso para los alumnos y alumnas de la localidad.

Natalia Moreno

Periodista. 19 años dedicada a la comunicación corporativa y la estrategia digital en el sector financiero. Es CEO de Itopía, consultora de marketing y comunicación digital y colaboradora en medios...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.